miércoles, 22 de mayo de 2013

Millennials: la generación yo yo yo


Nacieron entre 1980 y el 2000 y forman parte de la franja under 30, el grupo generacional más grande. Son cómodos, narcisistas y algo insatisfechos; dependen de la tecnología, pero viven con los padres. Time les dedicó su tapa

La velocidad ha signado sus vidas. Esta generación que nació entre la década del 80 y el año 2000 se dedicó a mover sus límites etarios y a buscar su propio estilo de vida. Extendieron hasta la mitad de los “veintis” una especie de adolescencia tardía; y a la vez adelantaron usos y costumbres en busca de una libertad precoz impulsada por la tecnología.
La revista Time les dedicó su última tapa y los llamó Millennials, una generación under 30 que los describe, según un ramillete de especialistas y estudios académicos consultados, como un grupo de narcisistas empedernidos.
Los Millennials así definidos es el grupo generacional más grande en la historia de EE.UU, formado por teens nacidos hasta el año 2000 (que hoy tienen 13 años) y los que actualmente transitan su década de los “veintis”. Son aproximadamente 80 millones de jóvenes.
Un estudio de la Universidad de Clark realizado entre jóvenes de 17 a 29 años los declara fieles a sus convicciones, vagos y poco independizados: la mayoría vive con sus padres. Si bien en cada país los Millennials son diferentes y adquieren características socioculturales del lugar; por efecto de la globalización y los medios masivos de comunicación comparten alrededor del mundo la impronta que impone la época.
La descripción de los Millennials no sólo responde a poblaciones de niños ricos o de clases acomodadas. También el concepto atraviesa a jóvenes de bajos recursos que desarrollan componentes y dosis de narcisismo, materialismo y adicción tecnológica dentro de su propio entorno que puede ser una villa, asentamiento o barrios humildes.
Es la generación más interesante desde los baby boomers      (que son sus padres, los hijos de la posguerra) y son realmente antisistema. Una de las características distintivas de los Millennials es que quieren “saltear” (skip) al establishment, en busca de su propio estilo. Ellos crecieron con el latiguillo: “Yo puedo hacerlo sólo”. Ellos pueden hacerlo solos y (seguramente) mejor.
Y por eso los bloggers compiten con los diarios digitales; los hackers con las corporaciones y los innovadores tecnológicos con las industrias.
Esta es una generación que recibe todo el argumento de la posmodernidad: hay una jerarquización de la subjetividad donde el yo pasa a estar valorado, cuidado y potenciado, explica el médico y psicoanalista Dr. José AbadiHay una irrupción de nuevos códigos y lenguajes que tienen que ver con el desarrollo de la tecnología, la velocidad y variabilidad de los cambios que se producen en la persona. Por eso, se puede pensar en una cierta acentuación de la variable narcisista. Y tiene que ver también con el valor que se le da al placer, hay una disminución de la culpa neurótica. En parte debido al debilitamiento de los dogmas y mandatos clásicos, el sujeto cobra un primer plano”.
La tecnología libera
La interacción social es muy amplia y está básicamente disparada por el uso de las tecnologías (celulares, redes sociales, dispositivos móviles ) y la influencia de los amigos es grande.
Los Millennials están atravesados por una pantalla: están juntos pero se textean; el punto en común es la pantalla. A la vez los recorre la ansiedad de que siempre están perdiéndose algo mejor. El 70% de ellos chequean sus teléfonos cada hora.
Contar su vida por las redes bajo el concepto de compartir (con otros) prácticamente los convierte a ellos mismos en celebridades de sus propias vidas (via Instagram, Youtube, Facebook , Twitter, etc) .
Los Millennials son una fuerza positiva: optimistas, pragmáticos, y a la vez idealistas. Siempre temen perderse algo. Son financieramente responsables para sus gustos y gadgets pero aprovechan los ahorros que hacen viviendo con sus padres (como la casa, comida y ropa).
La tecnología genera tres situaciones: aislamiento, pasividad y dependencia, agrega el Dr. Abadi.  El costado positivo es el individualismo responsable. Hay una enfatización de la preparación laboral por la alta competitividad que está en juego, pero los vínculos afectivos son muchas veces -no siempre- más superficiales”.
"Esta franja de jóvenes van cambiando de ciudad, de trabajo y vida afectiva a una altísima velocidad. Esto plantea una reformulación de la noción de experiencia: no se trata ahora de algo acumulativo; tiene que ver con la permeabilidad para incorporar los acontecimientos al seno del sujeto", concluye Abadi.
La era del súper capacitado
Los Millennials es una generación que cree en la capacitación profesional como herramienta diferenciadora y clave para enfrentar la competencia laboral. Ahora ese compromiso con el claustro académico fue en detrimento de su compromiso político y cívico.
Sus padres -los baby boomers- trabajaron mucho para fortalecer su autoestima, para hacerlos fuertes y enfrentar así un mundo difícil. Es una generación que fue creada para el éxito laboral, pero sin tanto énfasis en el éxito afectivo.
Sus carreras profesionales las manejan con organización, se colocan metas para luego alcanzarlas. Sin embargo el nivel de satisfacción es bajo. Ellos mismos padecen la crisis de sus expectativas.
Fuente: www.infobae.com