viernes, 27 de marzo de 2015

¿Cuán rápido viajarán los trenes del futuro?

El Profesor Ricardo Fregenal nos acerca la sigueinte nota:

Desde el innovador Hyperloop ideado por Elon Musk hasta los desarrollos basados en levitación magnética, en Estados Unidos, China y Japón experimentan redes ferroviarias con formaciones que pueden alcanzar velocidades de 500 y hasta 1600 kilómetros por hora

La tecnología en materia ferroviaria no parece haber cambiado mucho desde hace décadas. Reino Unido acaba de recibir su primer 'Super Express', un tren de alta velocidad de Hitachi capaz de alcanzar velocidades de 225 kilómetros por hora. Pero esto difícilmente podría considerarse un gran salto adelante.
Entonces, ¿cuándo veremos verdaderos trenes bala capaces de alcanzar velocidades de varios centenares de kilómetros por hora?
Grandes esperanzas están puestas en el sistema de transporte por tubo de vacío, tanto en China como en otros lugares.
La fricción es el enemigo de la velocidad, y la fricción del aire aumenta exponencialmente cuanto más rápido vamos. Esto significa que actualmente el límite máximo de velocidad que pueden alcanzar los trenes de es de 400 kilómetros por hora.
Así que la teoría dice que si ponés un tren en tubos de vacío y lo elevás de las vías usando la tecnología de levitación magnética (o maglev), la resistencia podría reducirse a casi cero.
Este tipo de trenes podrían, pues, superar los 1600 km/h.

LA VELOCIDAD DEL VACÍO, ¿PRONTO EN CHINA?

Mientras el mediático modelo Hyperloop propuesto por Tesla y Elon Musk (fundador de SpaceX), será puesto a prueba en California el año que viene, China ya se ha adelantado en la carrera.
Deng Zigang, doctor del Laboratorio de Superconductividad Aplicada de la Universidad china de Jiaotong, acaba de construir un sistema de este tipo: un túnel de vacío de 6 metros de diámetro que ha comenzado a probar.
Pero estos son los comienzos. Los informes sugieren que el pequeño tren de Deng hasta el momento sólo alcanza una velocidad de 25 kilómetros por hora, y muchos dudan de que esa tecnología pueda hacerse realidad.
"Como transporte público viable necesita mucho más que experimentos", dice el profesor Sun Zhang, un experto en ferrocarril de la Universidad de Tongji de Shanghai.
"Tiene que poder construirse, tienen que ser capaces de controlar los riesgos, y que tienen que tener preocuparse por los costes de fabricarlo".
HyperLoop, las cápsulas viajeras en tubos al vacío que planea Elon Musk 
Los diseños del Hyperloop, el transporte que busca ser la alternativa a los trenes de alta velocidad.  Foto:  AP 
Foto 1 de 4
"En mi opinión, en esta primera etapa al menos, esto es sólo una teoría", añade.
Jeremy Acklam, experto en transporte del Instituto de Ingeniería y Tecnología, está de acuerdo en que una combinación de las tecnologías de levitación magnética y de vacío sería "mucho más caro" que el tren de alta velocidad tradicional. "Tenemos que preguntarnos cuánta velocidad extra vale la pena", dice.
La tecnología magnética es cara porque los imanes y las bobinas de cobre emplean una gran cantidad de electricidad, y la infraestructura de la vía es más compleja que los rieles convencionales.
"Lograr el tubo de vacío en una larga distancia es un reto de ingeniería significativo", sostiene Acklam.
Luego está la cuestión de la seguridad. ¿Cómo serían evacuados los pasajeros si el tren se avería, y cómo podrían acceder los servicios de emergencia?
También está el hecho evidente de que a muchas personas no les guste viajar en un tubo sin ventanas por las que poder mirar.
A pesar de estos inconvenientes, Acklam cree que el concepto de tren Hyperloop ha llegado para quedarse.

LA 'MAGIA' DE LA LEVITACIÓN MAGNÉTICA

 
Japón experimentó desde mediados de los 90 con diversos prototipos de trenes de levitación magnética. Foto: AP 
Mientras tanto, Japón está impulsando la tecnología de levitación magnética.
En octubre del año pasado, el país aprobó los planes para construir lo que será la línea de tren más rápida del mundo, capaz de llevar pasajeros entre Tokio y Nagoya a más de 500 km/h.
Si la línea se acaba construyendo, por un costo de poco más de 50.000 millones de dólares, será la primera línea magnética que una dos ciudades, tardando una hora menos que el actual trayecto de una hora y 40 minutos.
China tiene, por supuesto, su propia línea maglev en Shanghái, que transporta pasajeros desde el aeropuerto internacional de Pudong hasta la ciudad.
Mientras esperamos que lleguen estos trenes superrápidos, tendremos que conformarnos con trenes de alta velocidad más convencionales.
Y la apuesta de China por la alta velocidad es decidida. Ningún otro país ha experimentado una expansión del transporte masivo tan rápida. Y las cosas parece que van a seguir así.
China está planeando duplicar el tamaño de su red de nuevo en los próximos cinco años y ha confirmado recientemente planes para construir un enlace ferroviario de alta velocidad a Moscú valorado en 242.000 millones de dólares.
En un país tan grande, lo que reduce el tiempo de viaje es bueno para los negocios. El viaje en tren desde Beijing a Guangzhou es el recorrido de alta velocidad más largo del mundo, 2.298 kilómetros en los que ahora se tarda ocho horas en lugar de 20.
Eso explica el interés de China en la alta velocidad y en las innovaciones tecnológicas para aumentarla de forma rotunda.
Fuente:www.lanacion.com

jueves, 26 de marzo de 2015

Pirelli, un símbolo de la industria italiana, ahora será de China

El Profesor Ricardo Fregenal comparte la siguiente nota:

En un nuevo avance sobre Europa, ChemChina compró el 26,2% del fabricante de neumáticos y lanzó una oferta para controlar la compañía; pagaría 7100 millones de euros

ROMA.- En otra muestra del fuerte avance chino en Europa, la tradicional firma de neumáticos Pirelli pasará pronto a estar en manos del dragón asiático. En un cambio histórico que marca el inicio de una nueva era para el grupo de Milán, el coloso estatal químico ChemChina compró el 26,2% de Pirelli por 1900 millones de euros (unos 2000 millones de dólares) y lanzó una oferta para controlar por completo la compañía. El paquete fue adquirido a Camfin, la corporación que controlaba la mayoría accionaria en Pirelli, a un precio de 15 euros por acción. China National Chemical Corporation (ChemChina) ofrece ahora ese mismo valor al resto de los accionistas.

Si ChemChina consigue imponer su oferta -que realiza a través de su filial China National Tire and Rubber Company (CNRC)- el valor de la transacción por Pirelli, quinto entre los mayores fabricantes de neumáticos del mundo, quedará fijado en 7100 millones de euros. Sería así uno de los mayores desembarcos de una empresa estatal china en el extranjero. Pirelli dejaría de cotizar en la Bolsa de Milán y sería controlada en un 50,1% por CNRC. El resto de las acciones quedaría en manos de inversores italianos y de la rusa Rosneft.
La noticia del "casamiento" de Pirelli con China fue ayer tapa de todos los diarios italianos. Coincidieron en destacar que entre los nudos cruciales del acuerdo al menos dos fueron para defender la italianidad del grupo. La sede y el centro de investigación y tecnología, en efecto, seguirán estando en Italia, es decir, en Milán. Y si bien los chinos designarán a un nuevo presidente para Pirelli, retendrá hasta 2021 su cargo el actual director ejecutivo, Marco Tronchetti Provera. Para reforzar estas condiciones, se acordó también que sólo con una mayoría del 90% la asamblea de accionistas podrá decidir un eventual traslado del cuartel general del grupo o la transferencia de la propiedad intelectual a terceros.

La operación "representa una gran oportunidad para Pirelli, dado que el enfoque a los negocios y la visión estratégica de CNRC garantizan el desarrollo y la estabilidad del grupo", dijo Tronchetti Provera. Declaraciones del mismo tono hizo Ren Jianxin, presidente de ChemChina, que destacó que el objetivo es "construir juntos un grupo de alcance mundial y líder del mercado del neumático".
Fundada hace 143 años por Giovanni Battista Pirelli, la empresa es hoy una multinacional que desde 2011 es proveedor oficial de neumáticos para la Fórmula 1. Las ventas anuales sumán más de 6000 millones de euros y tiene una red de ventas en 160 países.
Los italianos esperan conseguir un mejor acceso al mercado asiático. El negocio con neumáticos para camiones se fusionará con parte de ChemChina y se duplicará así el volumen de producción de 6 a 12 millones de unidades.
ChemChina es un gran consorcio industrial con exportaciones a 140 países. La compra de Pirelli le abrirá más puertas en Europa.

Repletas de dinero gracias a la expansión del país, las empresas chinas están aumentando las compras en el extranjero mientras el crecimiento local está desacelerando. Europa es visto como un mercado atractivo debido a la relativa debilidad del euro en este momento y porque las empresas chinas ven menos resistencia política a los grandes acuerdos, comparado con lo que pueden enfrentar en Estados Unidos.
En lo que va del año, empresas chinas han anunciado 27 adquisiciones en Europa, que totalizan 12.000 millones de dólares, más de la mitad del total del año pasado, de 23.700 millones, según la firma Dealogic.

Un gigante de las ruedas
Números millonarios:

Pirelli tuvo ventas por 6146 millones de euros en 2013, por encima de los dos años anteriores, con ganancias por 306 millones de euros para el mismo período. Las utilidades, sin embargo, fueron en caída en los últimos tres años

Expansión internacional:

El grupo tiene plantas en 13 países, entre los que se encuentra la Argentina (su complejo industrial está en el partido de Merlo). En ellas produce neumáticos para autos, camiones, motos y cables

 Fuente: www.lanacion.com

miércoles, 25 de marzo de 2015

Preguntas TP Empegasa

continuación les dejamos las preguntas del TP correspondientes a la unidad 1:


a) Qué es valor para el consumidor? Desarrolle conceptualmente. En el blog de  MKT (www.imkt1.blogspot.com) Ud. encontrará un artículo sobre la marca Lacoste (30/11/11). De qué manera la situación planteada en el mismo puede cambiar el valor de la marca para el usuario de la marca. Justifique conceptualmente.
b) Asimismo, aplique el concepto valor para el consumidor para el producto que vende
Empegasa.

c) Qué clase de mercados (de consumidores, etc.) conoce? Desarróllelos
conceptualmente. A cuál de ellos pertenece la empresa Empegasa? Dé ejemplos de
cada uno de los mercados en base a empresas que Ud. conoce.

d) Qué orientaciones de las empresas hacia el mercado (enfoque de producción,
etc.) conoce? Desarrolle conceptualmente los mismos. Cuál aplica la empresa
Empegasa en cada una de las etapas  que se describen en el caso y luego con el
ingreso de la Srta. Eguiluz?

e) Desarrolle conceptualmente los niveles del MKT  de Relaciones (básico, etc.). En qué nivel podría estar Empegasa; justifique conceptualmente


¿De qué vamos a trabajar en 2030? Más creativos, más desiguales

El Profesor Ricardo Fregenal nos acerca la siguiente nota:

Con que tema de la unidad 1 puede relacionar este artículo? Comentelo con su profesor


Crecimiento demográfico, desarrollo de la tecnología, escasez de recursos naturales: las actividades laborales se transforman, y demandarán tanto formación como experiencias, capacidad emprendedora y transdisciplina.Lo que cambiará será nuestra manera de entender el trabajo.

Todas las proyecciones son coincidentes: el mundo que viene deberá correr los límites de lo imposible cada vez con mayor frecuencia. Los cambios serán mayúsculos: a la par del continuo avance de la ciencia y la tecnología, la humanidad estará jaqueada por cuestiones de índole ambiental y escasez de recursos naturales, y deberá replantear sus sistemas de salud, planificación urbana y educación -por citar apenas unos ejemplos-, ante una población de crecimiento irregular y cada vez más envejecida.
En ese contexto, el mundo del trabajo también sufrirá modificaciones radicales en las próximas décadas, no sólo en términos de actividades que surgirán y otras que desaparecerán, sino en el modo en que entendemos el empleo: adaptación constante, aprendizaje continuo, capacidad para inventarse el propio trabajo ("ser emprendedor") y de cruzar fronteras disciplinarias son algunos de los mandatos de la hora. Pero, a pesar del vértigo con que suceden los cambios, algunos especialistas alertan que no se estarían tomando las precauciones para asegurar que el mundo que viene no quede partido en dos, como muchos ya auguran: profesionales a la vanguardia de la tecnología, demandados y bien pagos, y una masa de desempleados sin redención.
Pero el futuro no espera. Así como hoy contamos con profesiones impensadas hace apenas diez años -basta reparar en los community managers, los data miners o los ingenieros ambientales, tan populares por estos días-, el mundo del mañana estará plagado de oficios y profesiones que hoy todavía no imaginamos, porque derivarán de actividades que aún no existen. De hecho, se estima que alrededor de la mitad de las empresas que rankeen en el Fortune 500 Index en 2025 todavía no comenzaron a funcionar.
A medida que ingresemos de lleno en la próxima década, nuestra cotidianidad irá absorbiendo innovaciones que hoy parecen salidas de la ciencia ficción. Y los avances en materia de nanotecnología, informática, inteligencia artificial, robótica, neurociencia, genética y hasta de la intersección de diferentes ciencias tradicionales irán reconfigurando, sin duda, el terreno del empleo.
Una función que ha surgido con fuerza en los últimos años es, justamente, la de los futuristas o futurólogos, encargados de predecir el futuro a partir de las tendencias que se van perfilando en la actualidad. "Cada vez es más difícil predecir el futuro porque no sabemos qué nuevas tecnologías surgirán en los próximos años y cómo ellas cambiarán la economía, la sociedad, los sistemas políticos, los conflictos bélicos. A pesar de la dificultad, predecir dichas posibilidades es de suma importancia, porque las consecuencias de no actuar a tiempo pueden ser catastróficas", explica Cecilia Tilli, doctora en filosofía y neurociencia por la Universidad de Princeton y miembro del Future of Humanity Institute & Oxford Martin School, de la Universidad de Oxford, dedicado a este tipo de estudios.
Un reciente estudio de la consultora británica Fast Future Research menciona algunas de las carreras y profesiones que irán surgiendo en las próximas décadas: fabricantes de partes corporales; especialistas en aumento de memoria; pilotos, arquitectos y guías de viajes espaciales; administradores y consultores de bienestar para personas mayores; productores de cultivos y ganado genéticamente modificados; oficiales de cuarentena; agricultores verticales, y la lista sigue.

DE UN LUGAR A UNA FUNCIÓN

Ese escenario futuro no será otra cosa que el punto culminante de un proceso que comenzó a gestarse hace décadas y que hoy en día está dando señales de evolución. "A nivel laboral, el mundo actual tiene una sola regla: adaptación constante. Justamente, en este contexto de extrema movilidad es que tenemos que pensar en las nuevas generaciones. Un estudio realizado en 2014 entre Adecco Argentina y la Universidad de Palermo reveló que el 70% de los líderes del futuro alrededor del mundo rechaza la manera tradicional en la que las empresas organizan la forma de hacer el trabajo. Prefieren trabajar de manera independiente a través de medios digitales", explica Pablo Liotti, gerente de Marketing y Comunicación de Adecco Argentina.
Con él coincide Andrés González, director de Consultoría en Transformación Organizacional para Accenture Latinoamérica, quien considera que, en el futuro, el mundo del trabajo será distinto a lo que hoy conocemos. No sólo desde el punto de vista formal, sino más bien desde la conceptualización del trabajo en sí mismo.
"El trabajo pasará -en realidad ya está pasando- de ser entendido principalmente como un lugar (espacio físico determinado, con horarios determinados, compañeros estables, clientes fidelizados y proveedores cercanos y conocidos) a ser pensado como una función. Esa función se caracterizará principalmente por el concepto de flexibilidad y requerirá de nuevas competencias y habilidades de los trabajadores: autonomía, creatividad, orientación a resultados, diversidad cultural, colaboración y aprendizaje permanente. El empleado que sabe dejará lugar al empleado que aprende, crea y comparte", explica el especialista, quien asegura que, más allá de las nuevas profesiones que surjan, la innovación tecnológica que se viene modificará la forma de ejercer las profesiones actuales.
"El mundo está cambiando -continúa González-, la población está creciendo en cantidad a ritmos acelerados y ello hace que debamos hacer las cosas distintas. Las profesiones convencionales deberán dar el salto cualitativo soportado por la tecnología y el mundo digital para ser hechas de otra forma."
El especialista de Accenture enumera áreas que serán estratégicas en las próximas décadas: las ciencias de la salud (como consecuencia del crecimiento demográfico y el envejecimiento poblacional); la construcción (relacionada con lo anterior); las tecnologías de la información; las especializaciones en materia de energías alternativas; la agricultura y la ganadería; la legislación internacional y la educación.
 
Pero mientras algunas profesiones deberán reconvertirse, otras corren el riesgo de desaparecer. Un trabajo del Future of Humanity Institute de la Universidad de Oxford advierte que, por obra y gracia de los avances tecnológicos, en los Estados Unidos corre un alto riesgo de ser automatizado el 47 por ciento de los empleos actuales, en tanto que otro 20 por ciento padece un nivel de riesgo medio. La proporción en el Reino Unido es de un 35 por ciento y un 23 por ciento, respectivamente.
Lógicamente, los puestos que tengan más chances de ser mecanizados son los más expuestos: los relacionados con las áreas de transporte, producción, mantenimiento, logística y hasta algunas funciones rutinarias, como las que realizan los cajeros de supermercado o los cobradores de peaje. Pero, a medida que las investigaciones en materia de inteligencia artificial avancen, otros puestos más calificados podrían verse igual de afectados.
El estudio, realizado por Carl Frey y Michael Osborne, concluye, sin embargo, que las habilidades humanas más difíciles de automatizar son la creatividad, la inteligencia social y la destreza para manipular objetos. Por el momento. "Es posible que la automatización de ciertos trabajos lleve a la creación de otros nuevos, manteniendo el actual nivel de empleo. Pero algunos temen que se incremente el desempleo y la desigualdad económica y social", analiza Cecilia Tilli sobre el trabajo de sus colegas.
Es que, a medida que las futuras innovaciones se vayan incorporando a la vida cotidiana -se habla, incluso, de artefactos y electrodomésticos que estarán todos conectados en Red, lo que daría vida a un nuevo fenómeno: la Internet de las cosas-, algunas profesiones perderán su razón de ser.
"De la misma manera que, durante la Revolución Industrial, mucha mano de obra se automatizó y los humanos tuvimos que buscarnos nuevos cometidos, quizá en el futuro haya profesiones como la del médico, por decir una, que puedan ser, si no reemplazadas, sí influidas por un fuerte componente virtual. Algunas otras, directamente, desaparecerán. ¿Quién querrá tomar un taxi cuando puedas llamar a tu propio auto (Tesla) desde tu reloj (Apple)?", cuestiona, provocador, Daniel Granatta, uno de los fundadores de la consultora de negocios Clowdertank /BAG.

CONTRASTES MÁS DEFINIDOS

Denise Abulafia, directora general y cofundadora de Educatina, un sitio web de educación muy popular en América latina, suma sus pinceladas al escenario laboral del futuro. "El profesorado en informática tendrá que reconvertirse porque, en el futuro, informática pasará a ser una materia básica de la escuela. Lo más lógico sería que, en su lugar, tuviéramos profesorados en programación. Tampoco está claro lo que ocurrirá con los traductores públicos: mientras algunos sostienen que, en un mundo globalizado, se van a volver mucho más necesarios, hay quienes aseguran que la profesión podría desaparecer porque, en el futuro, sólo será cuestión de ponernos nuestros Google glasses para que el texto se traduzca automáticamente".
Pero de la mano de aviones hiper- automatizados -que hasta podrían poner en jaque el futuro de pilotos y azafatas-, o de góndolas en los supermercados capaces de medir el comportamiento de los consumidores -innovación que, sin dudas, afectará mucho más que la tarea de los repositores-, el mundo hiperdigitalizado y tecnológico que habitaremos en las próximas décadas llegará con nuevas ofertas laborales.
A las ya mencionadas, Abulafia agrega los neuroeducadores, los economistas digitales, los sociólogos tecnológicos, los expertos en medicina del espacio, al igual que toda una amplia gama de puestos de mantenimiento para las máquinas y artefactos que irán surgiendo en los años que vendrán.
Pero, dado el nivel de especificidad de las profesiones antes mencionadas -y el alto nivel de calificación que requerirán-, ¿nos aproximamos a un mundo de contrastes todavía más definidos entre la base y el extremo de la pirámide económica?
Andrés González, de Accenture, alienta el optimismo y sostiene que el escenario laboral futuro tendrá cabida para todos. "En función de las necesidades de desarrollo de industrias como la salud, la alimentación, la construcción, la generación de energía, considero que hay mucho trabajo por hacer a nivel global. Será clave el rol de Estado en términos de generar políticas que gobiernen y controlen esta distribución del trabajo e integren y articulen los mundos empresarial, sindical, social y educativo para poder ofrecer una solución abarcativa y a largo plazo."
Hasta el momento, sin embargo, en los espacios educativos y de formación la mirada a largo plazo no es precisamente la que prima. "Creo que falta una planificación conjunta y articulada entre las instituciones educativas y las organizaciones de demanda de capacidades profesionales. A modo de ejemplo, hoy en día la disminución de ingenieros que se gradúan año a año genera un vacío en contraposición con la creciente demanda de dichos perfiles en el mundo laboral", agrega González.
Con él coincide Denise Abulafia, quien, sin embargo, considera que la magnitud de los cambios que se vienen necesariamente impactará en los procesos de aprendizaje actuales: las plataformas digitales de e-learning se volverán un complemento cada vez más necesario en todo este proceso y algunas carreras científicas, complejas y largas, deberán promover tecnicaturas más cortas y específicas.
"Hablamos de procesos largos que requieren inspiración y preparación -reconoce la especialista-. Pero, sin dudas, en el modelo que se viene, todo el tiempo deberemos estar aprendiendo. El tiempo de estudiar una carrera para toda la vida también está llegando a su fin.".

Fuente: www.lanacion.com

miércoles, 18 de marzo de 2015

martes, 17 de marzo de 2015