miércoles, 5 de octubre de 2011

El LCD le gana la batalla al tubo

La siguiente nota es una recomendaciónd del Prof. Ricardo Fregenal:

Después de arañar un empate en 2010, 2011 será el año en que los televisores de LCD le ganen la batalla al tubo en el mercado argentino.

Hace doce meses, las expectativas de los fabricantes y las casas de electrodomésticos eran que los equipos más modernos iban a desplazar los TV tradicionales, aunque finalmente 2010 terminó con 1,5 millones de unidades de televisores de tubo vendidos en el país, contra 1,3 millones de los LCD y LED. Para 2011, la proyección es que las ventas de los tubo llegarán a las 800.000 unidades frente a los 1,7 millones de la última tecnología. En la industria reconocen que los números implicarán una pequeña baja en unidades, ya que se pasará de 2,8 millones a 2,5 millones, aunque esta caída será largamente compensada en pesos, ya que el precio promedio de un TV de tubo es de $ 1100 contra los $ 3500 de los LCD.

La resistencia del tubo

A nivel local, los televisores de tubo continúan siendo fuertes en los tamaños más chicos y, de hecho, más del 90% de sus ventas se concentran en las 21 pulgadas. En el mundo, su participación proyectada para 2011 es del 9%, lo que implica más de 22 millones de unidades de un mercado total de 254 millones de televisores, según un estudio de la consultora DisplaySearch. El tubo se hizo fuerte en algunos países asiáticos como Indonesia, Malasia o la India, que concentran más del 60% de las ventas internacionales de la categoría. En cambio, en China, la tecnología se encuentra prácticamente en extinción y, en principio, este año se venderán 1,5 millones de televisores de tubo contra los más de 46 millones de LCD. Los restantes 7 millones de TV de tubo se reparten entre mercados de América latina y Africa.

El futuro ya llegó

En la Argentina, las ventas de LCD son cinco veces mayores que las de LED, aunque la proyección que manejan en la industria es que en 2013 las ventas de ambas tecnologías estarán empatadas, y un año después, el LED se quedará con el 80% del mercado. "Los televisores de LCD son muy fuertes en el formado de 32 pulgadas, mientras que las pantallas de LED crecen en los tamaños más chicos y en los más grandes. Las principales ventajas que tiene el LED son el diseño y el menor consumo de energía, lo que termina haciéndolo más ecológico y explica gran parte de la demanda que tiene en muchos países europeos", explicó Diego Kusnetzoff, director comercial de la empresa Radio Victoria, que opera en el mercado de los televisores con las marcas RCA, Hitachi y TCL.