jueves, 6 de octubre de 2011

Murió Jobs, el visionario que cambió nuestras vidas

El creador de Apple deja un gran legado en tecnología y liderazgo

Su vida parece ser la historia perfecta del sueño americano y, de hecho, hasta el presidente de Estados Unidos, Barack Obama, lo citó como el hombre ideal para ese papel protagónico.

Steve Jobs fue entregado en adopción apenas nació; abandonó la universidad y fundó Apple, de donde fue echado tiempo después; regresó a la empresa 12 años más tarde para llevarla al éxito mundial, hasta convertirla en un ícono absoluto de innovación tecnológica y también de liderazgo corporativo. Su muerte, ayer, llegó un día después del primer lanzamiento fuerte de la compañía hecho sin él presente: el nuevo iPhone 4S. Apple lo despidió anoche con el minimalismo que caracterizaba al líder. En la portada de su página web apenas se leía: "Steve Jobs 1955-2011".

La muerte del creador de la Mac, el iPod y la iPad, provocada por una extraña forma de cáncer de páncreas, causó una conmoción. "El mundo perdió a un visionario. Transformó nuestras vidas, redefinió industrias enteras y consiguió una de las mayores proezas en la historia de la humanidad: cambió el modo en que vemos el mundo", dijo anoche Obama. A esta reacción se sumaron las de numerosas personalidades y las de millares de personas comunes y corrientes que acudieron a Twitter para rendir homenaje a uno de los grandes ídolos del siglo XXI.

Steven P. Jobs (casado, cuatro hijos) había nacido el 24 de febrero de 1955. Fue criado por una familia adoptiva en lo que ahora es Silicon Valley, el mismo lugar en el que vivió hasta sus últimos días. Su interés por la tecnología se reveló muy pronto: la leyenda dice que un joven Steve llamó al señor William Hewlett, presidente de HP en aquel momento, para pedirle equipos para un proyecto escolar. Consiguió lo que quería y la oferta de un trabajo de verano.

En 1976, luego de un viaje a la India tras dejar la universidad y trabajar en Atari, fundó Apple, acompañado por su amigo Steve Wozniak. Tenía 21 años y 25.000 dólares.

Tras crear varios productos que terminaron siendo íconos del diseño y la tecnología, como la Macintosh original de 1984, la relación de Jobs con John Sculley, CEO de la empresa en aquel momento, se tensó y el fundador terminó abandonando la companía en 1985.

Luego Jobs, junto con un grupo de empleados de Apple, fundó NeXt Computer. Aunque no fue un éxito, poco tiempo después, en 1986, compró la división de gráficos por computadora de George Lucas. Esta operación daría nacimiento, ni más ni menos que a Pixar, un estudio de animación que también salió de la mente de Steve Jobs.

En lo que sería un giro que cambiaría el mundo de la tecnología, luego de vender NeXt, Jobs volvió a Apple para iniciar la carrera que lo catapultó a convertirse en una de las mezclas que rara vez se ven en el mundo: un innovador que además logró generar ingresos extraordinarios para su empresa.

Desde su regreso, en 1996, Jobs emprendió una carrera que acercó a Apple al público masivo de la mano de las iMacs (computadoras de colores con carcasas transparentes, en 1998), los iPods (2001), el iPhone (2007), la MacAir (notebook ultradelgada, en 2008) y la iPad (2010). Todos estos productos revolucionaron el mercado y la manera en que el público masivo veía a Apple. En todos, Jobs estuvo involucrado hasta en los más mínimos detalles.

Discurso de Steve jobs en Stanford: