viernes, 8 de abril de 2011

Paradoja: Microsoft acusa de monopolio a Google

Nota sugerida por el alumno Mauro Mutti:

La compañía de Bill Gates, varias veces cuestionada por la misma razón, se sumó a las firmas que han presentado quejas contra el buscador ante la Comisión Europea



"Microsoft va a presentar una denuncia formal" dentro de la investigación que la comisión "tiene abierta para averiguar si Google ha violado la ley europea de competencia", destacó la empresa en un blog corporativo.

La Comisión Europea (CE) investiga actualmente a Google por prácticas monopolísticas y de discriminación a sus competidores. El vicepresidente y consejero general de Microsoft Brad Smith reconoce en el artículo publicado hoy en el blog de la compañía los logros de Google en los últimos años, y admitió que debe seguir siendo libre para innovar, "aunque no se le deberían permitir prácticas que restrinjan a otros la posibilidad de innovar y ofrecer alternativas competitivas".

En ese contexto, subrayó que Google tiene una cuota del mercado de las búsquedas en internet del 95 % en Europa, una cifra que contrasta con la de Microsoft en Estados Unidos, donde acapara un cuarto de las búsquedas ya sea directamente a través de su buscador Bing o de su acuerdo con Yahoo!.

La denuncia de Microsoft se basa en el modelo de acciones empleado por Google para reforzar su "posición dominante en los mercados de las búsquedas en internet y de búsquedas y publicidad en detrimento de los consumidores europeos", explica la compañía.

Según Microsoft, Google ha construido su negocio sobre la indexación y presentación de fragmentos del contenido en la web de otras organizaciones, y a su juicio ha "aislado" el acceso a ciertos datos y contenidos que los competidores necesitan para ofrecer los resultados de las búsquedas de los consumidores y atraer así a anunciantes.

Como ejemplo, citó que Google compró YouTube en 2006 y que, desde entonces, ningún otro buscador puede competir a la hora de localizar vídeos en esa plataforma.

También lamentó que Google "haya rechazado permitir" que el sistema operativo Windows para móviles acceda a los metadatos de YouTube de la misma manera que los teléfonos basados en tecnología Android o los iPhones de Apple, los cuales "no ofrecen un servicio competidor de búsquedas".

Asimismo, Microsoft considera que Google pretende "bloquear" contenidos que son propiedad de editores de libros al digitalizar obras "huérfanas" (con un titular desconocido de los derechos de autor), obstaculizar a los usuarios el acceso a sus datos o discriminar a sus posibles competidores al cobrarles más para que sus anuncios gocen de un lugar prominente.

Microsoft admite que su denuncia puede resultar "irónica" teniendo en cuenta la incómoda relación que ha mantenido en los últimos años con la Unión Europea (UE), especialmente después de estar en el punto de mira de la CE por no dar acceso a otros navegadores aparte de Internet Explorer y de haber sido multada con 899 millones de euros por otras prácticas abusivas.

Destacó que ésta es la primera vez que presenta una queja ante la Comisión, y señaló que ha dado este paso porque reconoce "la importancia de que las leyes de competencia sigan siendo equilibradas y de que avance la innovación en la tecnología".

Por su parte, el vocero de Google en Bruselas, Al Verney, se limitó a decir que "no les sorprende" la acción emprendida por Microsoft, que apoyó una de las denuncias originales por las que la CE abrió su investigación antimonopolio.

"Seguiremos discutiendo el caso con la Comisión Europea y estaremos felices de explicar cómo funciona nuestra empresa", añadió.

La vocera comunitaria de Competencia, Amelia Torres, indicó en una rueda de prensa que la CE ha "tomado nota" de la denuncia de Microsoft y que dará a Google la oportunidad de "comentar y dar su propia versión de los hechos".

Precisó que la situación se encuentra en una "fase preliminar" y que "cuando lleguemos a una decisión sobre si hay un caso o no, se lo haremos saber".
Bruselas analiza desde principios de 2010 las quejas contra Google de tres compañías: la web de comparación de precios británica Foundem (miembro de la organización ICOMP, parcialmente financiada por Microsoft), el buscador de información legal francés ejustice.fr, y la web de compras de Microsoft Ciao