martes, 1 de junio de 2010

Pagani se aleja del día a día en Arcor: nombró a un nuevo CEO

Aporte realizado por Sol Penedo



En una empresa acostumbrada a lanzar nuevos productos casi todos los días, la toma de decisiones no parece ser un problema. Cuentan que esta vez Luis Pagani lo planeó todo minuciosamente y que dar el paso le llevó mucho tiempo. La noticia se conoció ayer y desde mañana, Arcor, que es la principal exportadora de caramelos del mundo y una de las pocas empresas en manos de la misma familia fundadora, tendrá un director ejecutivo que no lleva el apellido que hizo historia en la cordobesa Arroyito. Tampoco se trata de alguien que hizo carrera en la compañía. El elegido resultó Osvaldo Baños y se hace cargo del día a día en un momento particular, luego de un dilatado conflicto gremial. La búsqueda estuvo a cargo de la cazadora de talentos Spencer Stuart.

Baños reemplaza en ese puesto al propio Pagani, quien seguirá como presidente de esta multinacional considerada la única de su envergadura de capitales íntegramente argentinos.

De acuerdo con el comunicado oficial difundido anoche, Pagani se dedicará a la estrategia y a reforzar su presencia internacional e institucional.

Precisamente, la semana pasada Pagani dio muestras de fuerte apoyo a la Asociación Empresaria Argentina, entidad que presidió en los últimos siete años. Pagani renunció, junto con Manuel Sacerdote, al directorio de Loma Negra, en rechazo a la postura de la firma, hoy en manos del grupo brasileño Camargo Correa, de renunciar a AEA. Por lo que trascendió, Loma Negra actuó de esa manera por obvias presiones del Gobierno.

En Arcor cuentan que Pagani y Baños ya se conocían. Ambos son cordobeses y de profesión contador. Baños ejerció como presidente de Peugeot-Citroen en el país. Aunque antes se desempeñó en Pepsi. Pertenecen a la misma generación. Pagani cumple 52 años en estos días y Baños tiene 55.

“Es un buen paso dado en el momento perfecto y en el camino de la profesionalización de una empresa a la que estaba llegando la tercera generación de la familia. Arcor se anticipa a lo que puede ser una situación compleja y problemática, con el nombramiento de un CEO profesional”, señaló Daniel Friel, profesor de la Universidad de San Andrés.

Hacia el interior de la compañía, sorprendió la designación de un delfín externo a la empresa. Lo atribuyen a que Pagani buscó alguien que no tuviese compromisos con las líneas de mando en un grupo con 14 gerencias que deberán reportar directamente a Baños. La excepción es Adrián Kaufmann, director de Relaciones Institucionales, que rendirá cuentas ante Baños y el propio Pagani.

Con la administración de Luis Pagani, Arcor tuvo una agresiva política de crecimiento que incluyó varias alianzas con jugadores de peso mundial como la que comparte con la francesa Danone en Bagley o la que tejió en México con Bimbo.

La firma facturará este año unos US$ 2.500 millones, posee 41 plantas, extendida presencia en la región y 20.000 empleados.

A principios de este año una asamblea de accionistas autorizó a Arcor salir a buscar US$ 500 millones en los mercados de capitales para incrementar sus negocios de cara a la próxima década.

Ese parece ser el camino que continuará con una figura como Baños, con 30 años de experiencia internacional.