miércoles, 29 de abril de 2009

Microsoft lanza una campaña con el objetivo de rejuvenecer su imagen

Aporte realizado por Fernando Pavsic

Es una acción mediante la cual la compañía ofrece u$s1.000 a una persona para que compre un portátil. La primera elegida es moderna y descontracturada

Antes, los productos Mac eran para una persona cool, joven, moderna, preocupado tanto por el diseño como por la potencia de su ordenador. Su antagonista era la PC, prototipo de un usuario que es un señor mayor con gafas, traje gris, patoso e ineficiente. Ésa es la imagen que desde 2006 han construido laboriosamente los famosos anuncios de Apple.


Pero ahora, Microsoft se ha adelantado a su tiempo y ha lanzado una campaña acorde con los tiempos de crisis llamada "Es un PC". En ella, la compañía ofrece 1.000 dólares a una persona anónima para que compre un portátil. De Long es la primera elegida. Pelirroja, joven y moderna, lo primero que hace es, claro, ir a una tienda de Apple, explica el diario El País.

Allí se tiene que enfrentar a la realidad: que el Mac de u$s999 tiene una pantalla de 13 pulgadas, 120 gigas de memoria y es de plástico blanco. Ella quiere una PC de 17 pulgadas, que Apple vende por no menos de u$s2.799. "No soy lo suficientemente cool para Mac", dice, y acude a una tienda de electrónicos de oferta, donde encuentra un PC de 17 pulgadas y 250 gigas de almacenamiento por u$s700. Se ahorra los 300 restantes.

El mensaje de Microsoft es claro: gastar más no significa ser más guay. De hecho, en tiempos de crisis, es ilógico. Los datos de ventas parecen secundar la estrategia: en febrero, en plena recesión, las ventas de PC subieron un 22% respecto a 2008, mientras las de Apple descendieron un 16%, según datos de la consultora NPD. El precio, en tiempos de crisis, es determinante.

La campaña ha provocado la ira de los fanáticos de Mac. En los blogs de seguidores de Apple se ha revelado que De Long no es una ciudadana anónima, sino una actriz. En pormenorizados análisis del anuncio han demostrado que la supuesta clienta nunca entra en la tienda Apple y argumentan que el PC que compra, un HP, es de dudosa calidad.