lunes, 26 de octubre de 2015

¿Te acordás de estas mascotas publicitarias?

Recordados por grandes y chicos, muchas mascotas corporativas se vuelven parte de la cultura de un país. La importancia de la posición de la marca y la estrategia detrás del personaje.

Una de las mejores estrategias para reforzar la identidad de una marca es la creación de un personaje único. A este personaje, en la jerga publicitaria se le conoce comogimmicky representa los valores y la personalidad de la empresa. Un gimmick puede ser una caricatura, una persona o una mascota. Otra de las grandes ventajas de crear un personaje para un negocio es que éste puede estrechar la relación con los consumidores y transmitirles de manera sencilla y clara un mensaje. Para la creación de un gimmick hay que tener en cuenta las características del público al que uno se diriges por ejemplo, si tu mercado meta son los niños, asegurarse de que éste sea atractivo, divertido y colorido. Por eso decimos que cada personaje tiene varias dimensiones, algunas propias como su composición o sus colores y su ropa y otra sociológica como qué nicho de audiencia representa o qué lugar ocupa el producto en la jerarquía de consumidores.

Además la mascota representa un mensaje y es más fácil de reconocer que las palabras, crean vínculos emocionales y generan más confianza en el público. A diferencia de la marca, el personaje tiene vida propia, por lo que puede hablar y comunicarse con las personas de manera más afectuosa de la que puede hacer una marca, y así llegar con más profundidad a los sentimientos de estos. El personaje da vida a la marca, representa sus valores y lo acerca más a las personas, pudiendo aumentar la fidelidad de la marca.

Algunas de las más recordadas

 

El hombre Michellin

Aunque no lo aparente, esta "llanta viviente" tiene más de 110 años. Su nombre original es Bibendum y fue creado en 1898 por los hermanos Michelin quienes, con la ayuda del pincel del famoso artista de posters de la época, O´Galop (Marcus Rossillon), lo convirtieron en la imagen de la empresa. Su nombre surge de una famosa frase del escritor Horacio "Nunc est bibendum" (ahora es tiempo de beber). Este personaje ha evolucionado con los años (por ejemplo, en un inicio estaba formado con neumáticos de bicicletas) y actualmente es considerado como un ícono cultural alrededor del mundo, e incluso ha sido exhibido en numerosas galerías de arte.

 

 

Arcorito

Como un ejemplo nacional y más reciente se puede nombrar a Arcorito, quien representa a la empresa Arcor, incorporado en el 2009 junto con la renovación de la identidad visual de la empresa con el slogan "Alimentando momentos felices". Arcorito es un niño que reparte los productos de Arcos con su arcoíris, el cual representa la gran variedad de los productos que esta empresa ofrece tanto en Argentina como en otros países del mundo. El objetivo de la adición del personaje y el nuevo slogan es la de otorgarle un posicionamiento emocional a la marca y que sea asociada a momentos de alegría, placer y felicidad. Agregándole valor emocional a la marca, potenciando el reconocimiento también en mercados del exterior. Así fue como Arcorito pasó a formar parte de diferentes herramientas de comunicación dentro de la empresa.

Osito Bimbo


Este tierno oso blanco se utilizó por primera vez en 1943, año en el que también se eligió el nombre Bimbo (a partir de la unión de Bingo y Bambi). Se dice que la creación de este entrañable personaje surgió a partir de un dibujo que le llegó a Jaime Jorba, socio fundador de la empresa, en una tarjeta de Navidad y al que su esposa, Anita, le agregó el look panadero: gorro, delantal y un pan bajo el brazo. La descripción de este gimmick es "Tan blanco como la harina y tan tierno como el pan". Otro gran ejemplo de un personaje creado por esta compañía panificadora es el Gansito de Marinela.

 

 


Papá Noel

Sin duda, uno de los triunfos más grandes de la publicidad. La imagen de Santa Claus que conocemos en la actualidad (gordito, alegre, de pelo y barba blancos y vestimenta roja) fue creado por el ilustrador sueco Haddom Sundblom para un anuncio de la marca en los años treinta. Aunque anteriormente era posible encontrar a Papá Noel utilizando estos colores, lo que sí es cierto es que Coca-Cola se encargó de convertirlo en un mito y una tradición en todo el mundo. Lo más irónico: esta publicidad surgió sólo para demostrar que esta bebida era consumible en cualquier época del año.
 

Los M&Ms

Estas golosinas le deben gran parte de su éxito a los coloridos personajes. Éstos aparecieron en 1954 junto con el slogan "El chocolate se derrite en tu boca, no en tu mano" y desde entonces aparecieron en los empaques. Cada color de confitura tiene a su propio personaje con una personalidad distinta: el rojo es el cerebro del grupo, el amarillo es el alegre, la verde es la coqueta, el azul el romántico y el naranja el paranoico. Son tan populares que se encuentran en numerosos artículos como camisetas, tazas y plumas y cuentan con gigantes tiendas en algunas de las calles más populares del mundo como Times Square, en Nueva York.

Fuente: www.mercado.com.ar