martes, 9 de junio de 2015

¿Qué es el "growth hacking”, el marketing para las "startups" y los emprendedores?

Lejos de los planes tradicionales, esta técnica sirve para diseñar el programa que más se adecue a las necesidades del proyecto

La Argentina es uno de los países del mundo que se destaca por la alta proporción de emprendedores tecnológicos.
De hecho, de la mano de diversas incubadoras de tecnologías de la información (TI) y de firmas ya consolidadas, muchas de estas ideas que de a poco se convierten en emprendimiento, logran consagrarse y ser rentables.
Una de las características de estas firmas, también denominadas "startups", es que están conformadas por personas que tienen más ideas que presupuesto.
Por ende, no tienen los fondos necesarios para invertir en marketing, publicidad y muchas otras cuestiones que están contempladas en las organizaciones más grandes. Frente a este escenario surge el "Growth Hacking".
Marketing específicoHablar de Growth Hacking significa plantear un plan desde cero y a medida de la start-up, dando por tierra con los conceptos del marketing tradicional.  
Por eso es difícil encontrar dos casos de Growth Hacking idénticos, ya que cada emprendimiento estipula el que más le conviene según sus necesidades. 
Quien lleva las riendas de este asunto es el Growth hacker, uno de los roles más novedosos del momento cuyo título no se consigue (aún) en ninguna universidad.
Se trata de un profesional que utiliza todas las herramientas tecnológicas disponibles para hacer crecer el negocio con recursos muy limitados.  
Casos de éxitoSe reconoce a Hotmail como una de las primeras empresas en utilizar este concepto en el año 1996, cuando al pie de cada correo incluía la leyenda “Consigue tu cuenta de correo gratuita en Hotmail”.
Según datos de la propia empresa, con cada uno de estos mensajes, que en realidad eran un anuncio sin costo alguno, se logró que en seis meses la firma tuviera un millón de usuarios, y al año siguiente-con 10 millones de usuarios- fue comprada por Microsoft por 400 millones de dólares.  
Casos como este abundan, y el denominador común es el poder de la viralidad en la web.
Otro ejemplo exitoso y más reciente que el anterior es el de Groupon, que al brindar la posibilidad a sus usuarios de poder comprar cupones para sus amigos de una forma sencilla y económica, logró que enseguida se corriera la voz sobre este sistema de compra de productos y servicios a través de cupones diarios con descuentos especiales.  
Pero volviendo al mundo de las tecnológicas, otro caso interesante es el de DropBox, que al implementar un plan por el cual los usuarios que recomendaban la herramienta a sus amigos obtenían 500 MB de espacio de almacenamiento gratuito logró tener 2,8 millones de recomendaciones por mes.
El marketing digital, en el centro de la escenaGrowth hacking implica una nueva forma de hacer marketing online para hacer crecer una start-up mediante tácticas y métodos que tienen por objetivo lograr un rápido crecimiento para que estos pequeños emprendimientos ganen en visibilidad y, así, aumenten las chances de hacer negocios.
En pocas palabras, esta disciplina combina creatividad, flexibilidad, agilidad y la habilidad suficiente para cambiar de planes según el contexto y la oportunidad del momento, casi en tiempo real, gracias a herramientas de analítica que permiten obtener una radiografía precisa del mercado.
Claves a tener en cuentaMás allá de los ejemplos que puedan darse, todas aquellas startups que quieran implementar una estrategia de este tipo pueden apelar a recomendaciones, entre ellas: 
No hay que perder de vista que el objetivo del Growth hacking es hacer crecer a una empresa rápidamente mediante el marketing online de bajo presupuesto.
Por este motivo es crucial tomar en cuenta todas las métricas que estén a nuestro alcance tales como las que provee Google Analytics o las propias de las distintas redes sociales para poder obtener resultados de las acciones y tomar decisiones en base a cómo evoluciona la estrategia implementada. 

  • Implementar acciones vinculadas con “gamification” ya que las personas están muy receptivas a este tipo de iniciativas.
  • Permitir a los usuarios compartir de manera rápida nuestro mensaje a través de la mayor cantidad de vías posibles, incluyendo e-mail y redes sociales.
  • Optar por un diseño impactante, fácil de comprender y con contenido corto y “al grano”, totalmente enfocado en la audiencia target.
  • Recurrir a profesionales que sean tanto analíticos como creativos, ya que deben desarrollar ideas revolucionarias, fáciles de implementar, de bajo costo y, al mismo tiempo, de alto impacto. Estamos hablando de un perfil difícil de encontrar, pero no imposible de hallar.

Lejos de basarse en estándares y reglas, lo importante al implementar Growth hacking en una start-up es animarse a más, analizar, utilizar herramientas online y tener un objetivo claro en mente.
Como en todo: ¡sal, pimienta y… creatividad en base a datos concretos!
www.iprofesional.com