lunes, 3 de noviembre de 2014

El sello argentino garantiza el éxito en el circuito gastronómico internacional

El Profesor Ricardo Fregenal nos acerca la siguiente nota:
Hace un par de semanas el grupo mexicano Alsea -que tiene la operación de las marcas Starbucks y Burger King en la Argentina y otros países de la región- anunció la compra de la empresa española Grupo Zena, que era la dueña de 430 restaurantes en España que funcionan bajo varias marcas internacionales como Domino's Pizza, Foster's Hollywood y Burger King. La operación se concretó en 107 millones de euros e incluyó el traspaso de los 17 locales que tenía Zena bajo la marca La Vaca Argentina.
Esta última cadena nació en 1994 y de argentina solo tenía el nombre, ya que hasta hace unos días sus dueños eran españoles; sin embargo, es una buena muestra del prestigio y de las oportunidades de marketing que ofrece la marca "argentina" en el circuito gastronómico internacional, lo que explica que en prácticamente todas las grandes capitales del mundo sea posible encontrar una parrilla nacional.
"La marca argentina sigue teniendo un nombre muy valorado asociado a la parrilla y la calidad de la carne, lo que significa una oportunidad comercial enorme para los productos argentinos. La contracara de esta oportunidad son las trabas que siguen teniendo las pymes para aprovechar estas oportunidades comerciales, ya que cada vez son menos las empresas que se arriesgan a exportar por temor a que las subas de los costos internos se terminen quedando con todo su margen de ganancia", explicó Marcelo Elizondo, director de la consultora Desarrollo de Negocios Internacionales (DNI).

EL PODER DEL BOCA EN BOCA

En muchos casos, los restaurantes argentinos que trabajan en el exterior no tienen nada de argentinos, incluyendo la carne, que es provista por frigoríficos uruguayos o brasileños. Sin embargo, en el último tiempo también aparecieron los casos de parrillas porteñas que se animaron a probar suerte en el exterior, como La Cabrera que ya inauguró en Lima, Asunción y Filipinas, o La Caballeriza, que cuenta con filiales en San Pablo, Santiago (Chile) y Alemania, aprovechando el conocimiento que lograron a partir de los turistas que visitan sus locales en Buenos Aires. "Los atributos de las marcas argentinas en este rubro son la fama de la calidad de nuestras carnes y la fama de que los argentinos sabemos mucho de carne y cómo cocinarla. En nuestro caso, el boca en boca de los turistas es fundamental, el comentario redundante: «Estuve en Argentina y comí todos los días carne»", explicó Ricardo Alcazar, socio fundador de La Caballeriza.

LA PARRILLA MÁS EXITOSA

El mejor ejemplo de un restaurante argentino exitoso a nivel internacional es el de la cadena inglesa Gaucho Grill. Detrás de la empresa que cuenta con catorce sucursales distribuidas en Londres, Leeds y Manchester tampoco se encuentra un socio argentino, sino el israelí Zeev Godik, que se define como un amante de "Sudamérica" y de la "carne argentina", aunque no tienen ninguna relación con el país. A falta de un socio nacional, Gaucho sí trabaja con carne y vinos argentinos, y sumó como chef ejecutivo al cocinero Fernando Trocca, el socio de los restaurantes porteños Central y Sucre, que en el último tiempo devino en una estrella televisiva.

PARRILLA

Más exótico es el caso de Che Diego!, que se presenta como el primer restaurante argentino de Pekín. Su dueño es el argenchino Diego Kuo, que llegó a Buenos Aires con su familia para operar un autoservicio y después de unos años volvió a su tierra, con la idea de exportar el bife de chorizo y la tira de asado. Che Diego! abrió sus puertas hace un par de años y con un modelo de negocios que se repite en otras ciudades: le sumó shows de tango y exhibiciones de arte, con el objetivo de ofrecer "una auténtica experiencia argentina".
Fuente: www.lanacion.com