domingo, 31 de agosto de 2014

El lunes comienza a regir la restricción oficial para la publicidad extranjera

La AFSCA controlará, a través de una declaración jurada, que el personal que participa de los avisos televisivos sea en un 60% argentino. La medida, contemplada en la Ley de Medios, es sólo para los spots que se emitan en los canales de aire

El lunes comienza a regir una nueva regulación para la publicidad televisiva en canales de aire, contemplada en la Ley de Medios. 
A partir de esa fecha, la Autoridad Federal de Servicios de Comunicación Audiovisual (AFSCA) comenzará a controlar a través de un formulario que se deberá presentar en esta entidad por cada anuncio transmitido, que los mismos sean en un 60% de producción nacional. 
En esa planilla, se deberán adelantar los datos de quienes trabajan en los spots. La medida es en cumplimiento del artículo 81 del Capítulo VIII de la Ley de Medios 26.522 y obliga a las agencias de publicidad y de medios, a comunicar, a través de un aplicativo de la AFIP y con carácter de declaración jurada, la marca, la empresa y la residencia de quienes participaron.
Esto incluye desde los creativos hasta los actores, atravesando todo el espectro intermedio que abarca productores, equipo de filmación, etc. El 60% del personal deberá tener ciudadanía argentina.
"“Nosotros entendemos esta medida como una ley que busca defender la producción nacional como lo hacen varios países del mundo, y venimos trabajando desde hace tiempo con la Afsca y realmente nos escucharon”", dijo a El Cronista, Gabriel Maloneay, presidente de la Asociación de Agencias de Publicidad (AAP).
De acuerdo al matutino, en la Argentina se producen más de 1.500 publicidades al año, tanto para el mercado local como el exterior. 
En ese marco Maloneay, también presidente de Craverolanis, destacó que “se logró que la Afsca reconociera los acuerdos de reciprocidad económica” como para reconocer un cupo de spots realizados en el exterior. Y remarcó que sólo hay que comunicar quienes son los que trabajan y de qué marca se trata; no la idea ni el producto. Por lo tanto, consideró que no hay una censura previa”.
Por su parte, el creativo argentino Gabriel Dreyfus fue menos positivo respecto de esta legislación. Opinó que "si queremos una dictadura, empecemos por decirlo" y por aclarar "que solo va a aparecer la publicidad estatal". 
"Esto es imposible, quiere decir que el anunciante, la productora, la agencia y la central de medios van a tener que tener al mismo contador y abogado para llenar cada ficha", continuó, en diálogo de Radio Mitre.
"no va a poder figurar el creativo, que muchas veces son pibes jóvenes que empiezan. Así crecen y se forma la gente. Van a tener que tener un testaferro", agregó. 
Fuente: www.iprofesional.com