lunes, 26 de agosto de 2013

Cinco pilares del desarrollo de apps y el marketing móvil

El Profesor Santiago Fregenal nos acerca la siguiente nota:

21-08-2013 | Muchas veces nuestro comportamiento puede llegar a ser calificado como infantil. Muchas veces más de lo que creemos nuestro comportamiento es guiado por esos instintos que llevan con nosotros desde que Éramos niños. De hecho actualmente se puede decir sin miedo a equivocarnos que los chavales están mucho más adaptados que nosotros al entorno smartphone.

Por esto mismo no es descabellada la idea de adaptar al marketing móvil de nuestra app profesional los factores de éxito de uno de los juegos para dispositivos móviles más exitosos del último año y que se llama Clash of Clans dela startup filandesa Supercell, que según The Next Web obtenía a finales de 2012 unos ingresos brutos al día de un millón de dólares con este juego y el también archiconocido "Hay Day", donde puedes convertirte en un granjero de éxito.

Para hacerlo, me voy a basar en el artículo de una de las webs referentes en Estados Unidos en cuanto a videojuegos se refiere, y donde se describen los cinco aspectos que según Lasse Louhento, uno de sus creadores, han sido de vital importancia para su éxito. Estos factores de éxito de Clash of Clans podrían considerarse como los pilares del marketing móvil y son aplicables en el desarrollo de nuestras aplicaciones.

Ser capaz de atraer tanto a mi público objetivo como aquel que no lo es

Si somos capaces de desarrollar una aplicación que, cómo no, atraiga al usuario "puro y duro" en el que se ha pensado a la hora de crear la aplicación y a la vez sea capaz de atraer a potenciales u ocasionales. Un claro ejemplo son las aplicaciones desarrolladas por los bancos, que se limitan a prestar servicio a sus clientes. Si por ejemplo incluyeran abierto a todo el público, un cálculo de hipotecas o créditos al consumo o un gestor de presupuestos de hogares, conseguiremos atraer a potenciales clientes. Siempre tenemos que hacer un "guiño" para aquellos usuarios que tiene otra finalidad. Por ejemplo, Clash of Clans incorpora un chat en el que puedes interactuar con otros miembros de tu clan. Hay usuarios que se pasan horas chateando y dejan de un lado el juego.

Tener el objetivo muy claro desde el principio

Hay que tener clara una estructura básica para nuestra app que se respetará siempre y que será el origen de todo upgrade. Para ello, al igual que dice Louhento de su juego, hay que probarla y probarla hasta quedemos totalmente satisfechos y limemos todo tipo de asperezas. De aquí vienen los principales problemas que tienen actualmente las aplicaciones para dispositivos móviles y es que no suelen "machacarse" con pruebas de un número importante de usuarios. Al final, las prisas por tenerla disponible cuanto antes en el Apple Store y en Google Play hacen que la estructura básica no este testada ni comprobada su absoluta usabilidad. Después de tener esto claro, las actualizaciones vendrán solas.

Sencillez

Ellos hablan del tutorial de su juego, que no es muy extenso. De esta manera no abrumamos al usuario. Todo aquello que es complejo, directamente se deja para cuando uno tenga tiempo, y como no lo tenemos o no lo queremos destinar a estas cosas, al final se pierde en el olvido. Si lo extrapolamos al marketing móvil para cualquier aplicación, es obligatorio que nuestra aplicación sea muy intuitiva y no requiera de grandes conocimientos en un primer nivel. Si queremos complicarlo para usuarios expertos, siempre podemos incluir un filtro de nivel, aunque sea una app puramente profesional. A su vez, es recomendable que no lo lancemos todo de golpe y porrazo; quizá sea mejor lanzar una app sencilla y a posteriori, poco a poco, lanzar actualizaciones que incorporen nuevos elementos. Además de mejorar nuestro posicionamiento en las tiendas gracias a las actualizaciones, podremos ir dosificando la complejidad y tener la oportunidad de explicárselo en pequeñas píldoras a nuestros usuarios.

Que hacerlo sea divertido y fomente la competencia sana dentro de la empresa

¿Por qué vamos a hacer la aplicación móvil que nos ha pedido nuestro Presidente tan aburrida como él? ¿Por qué no aprovechamos la primera fase de la creación de una app, su conceptualización, para crear un concurso de ideas? Más aún ¿Por qué no creamos grupos dentro de la empresa para crear una competición? Esto también se puede hacer durante su programación y desarrollo, tanto si lo hacemos dentro como si contratamos a un tercero ¿Y por qué no llevar la competencia a este extremo, haciendo competir a nuestro equipo de programadores con una agencia?

Que tampoco se aburran tus usuarios

Puede ser que la aplicación, tal y como fue concebida en un principio, deje de ser atractiva al usuario con el tiempo. Es cierto que puede tener una utilidad que la convierta en imprescindible de forma periódica, por ejemplo, para consultar el saldo de la cuenta bancaria. Si nuestra aplicación se convierte en una app recurrente pero con un tiempo destinado por el usuario residual, puede ser que no cumplamos con los objetivos que nos habíamos marcado, ya que eso mismo lo pueden hacer desde la web. Aquí juegan un papel fundamental las actualizaciones para, constantemente, ir retando al usuario con nuevas funcionalidades. Parece cierto que esto es mucho más sencillo en un juego pero si no añadimos valor periódicamente a nuestra propuesta, el usuario acabará por borrar nuestra aplicación, hecho que determina el fracaso de una acción de marketing móvil.
Fuente: PuroMarketing