miércoles, 5 de junio de 2013

Mobile Marketing Association (MMA) en España

La manera de ver televisión ha cambiado: video on demand es ya una realidad para muchos usuarios y será la próxima gran tendencia que levanta las cejas de los anunciantes y estrategas de marketing.


El video bajo demanda pocas veces gana la atención de los medios pero lo cierto es que en los últimos años ha ganado popularidad y podría transformar la manera en que los consumidores miran televisión y, por lo tanto, consumen publicidad. De hecho, muchos episodios de series y películas han entrado al circuito On Demand en el último tiempo como parte de la revolución que implica un cambio en el rol del usuario en todo el asunto: ya no un consumidor pasivo de contenidos sino dueño de su propio destino, elige cuándo ver sus capítulos preferidos.

No debería sorprender. On Demand no es una tecnología nueva, poco probada. Pero está ganando impulso entre operadores de cable y servicios de streaming online. En el primer caso es esencial a su modelo de negocios porque mantener a los consumidores felices significa conservarlos frente al crecimiento de servicios de Internet.

ABC, por ejemplo, reconoció que Video on Demand representa 3% de su audiencia en Prime Time, contada por Nielsen como audiencia en vivo hasta tres días después de emitido el programa. De hecho, el consumidor ve los mismos avisos hasta el tercer día cuando son reemplazadas por versiones más cortas, aptas para audiencias virtuales.

La razón por la que recién ahora está prendiendo el video bajo demanda en las audiencias televisivas tiene más que ver con errores de las operadoras de cable que con hábitos de consumo. Los sistemas solían ser difíciles de usar y las librerías de contenido estaban bastante vacías. Recientemente han cambiado de opinión: la digitalización de las audiencias los ha llevado a introducir sistemas más eficientes e intuitivos y han adquirido librerías más completas. Ahora sí vale la pena.  Comcast, una de las empresas de cable más importante de Estados Unidos, estima que los suscriptores miran 400 millones de horas de programas cada mes.

De alguna manera el hábito de consumo existe hace tiempo solo que ahora cuentan con la tecnología para hacerlo posible. La televisión del futuro incluirá el video bajo demanda aunque todavía es muy pronto para decir cómo afectará eso a las empresas que publicitan sobre el contenido emitido.

Fuente: www.mercado.com.ar