miércoles, 5 de septiembre de 2012

Marketing social, una nueva relación con las marcas

A pesar de que los medios tradicionales siguen atrayendo una parte importante de las inversiones en marketing, las redes sociales permiten a las marcas construir una nueva relación con sus clientes que no debería ser desaprovechada.


Los directores ejecutivos de manera regular llaman a sus directores de marketing y les preguntan qué retorno reportan sus inversiones en medios. Es una pregunta justa: después de todo, tradicionalmente las campañas en medios se usan solo para mejorar las ventas.
Pero el rol de los medios de comunicación ha cambiado de algunos años a esta parte. Las redes sociales y los nuevos medios –móviles, de juegos, de recolectores de contenido—han ampliado los usos. Si solo se piensa en las redes sociales como una herramienta de marketing y nada más las empresas pierden una oportunidad histórica: armar una nueva relación entre la marca y los clientes.
La clave, entonces, es repensar la estrategia digital y hacerla a largo plazo. Debe ser una parte integral del plan de marketing. Puede parecer una diferencia pequeña pero implica, para las empresas, un cambio fundamental en la manera de hacer las cosas.

Las cifras hablan por si mismas: 65% de los consumidores confesaron que una experiencia online satisfactoria cambió la opinión que tenían de la marca; 97%, dijeron que influyó de alguna manera en su decisión de compra. En otras palabras, la experiencia virtual de la marca se ha convertido en algo tan importante como la experiencia real.
Sin embargo, la mayoría de las estrategias digitales todavía siguen usando las mismas herramientas de medición, planificación y ejecución que las que se usaban hace 50 años con el marketing tradicional. Muchos estrategas piensan que las redes sociales son solamente otro canal de distribución de contenido, solo que potencia la interactividad.
Otros piensan más allá. Un grupo de marcas está usando las redes sociales para transformar la manera en la que las personas piensan sobre la experiencia y la interacción con la marca. Es trabajo de los CEO asegurarse que las empresas exploten esta nueva oportunidad al máximo porque requiere de una planificación de todas las áreas. El liderazgo, en este caso, es clave.

¿Cómo lograrlo? Haciendo, primero, dos preguntas básicas al equipo: “¿Qué necesidades insatisfechas tienen hoy nuestros clientes? ¿Podemos usar las herramientas digitales para satisfacerlas?” Las respuestas pueden transformar la manera de hacer negocios.

Fuente: www.mercado.com.ar