sábado, 8 de septiembre de 2012

El "rebusque" para pagar menos se impuso entre los consumidores

La alumna Estefanía Stoppani nos acerca la siguiente nota:

De acuerdo con un estudio realizado durante julio por la consultora CCR, que analizó el pulso social de los consumidores argentinos, el 47% de los consultados cree que el año próximo se atravesará una crisis. La otra mitad se divide entre los que piensan que habrá un estancamiento (29%) y los que afirman que “no habrá crisis y será un año mejor que 2012” (13%). Esta percepción negativa sobre el futuro de la economía nacional coincide con las modificaciones verificadas en las pautas de consumo, más racionalizado, y en la vuelta de “la lógica del rebusque”.

Un cambio muy notable que se señaló en la presentación del informe “Pulso Social 2012: ‘La Argentina Bipolar’”, fue la disminución del consumo en supermercados e hipermercados y el traslado a autoservicios asiáticos o almacenes de barrio. Este cambio se puede verificar en las estadísticas. Mientras en 2011 el 45% compraba en los híper, este año lo hace el 34%. En los supermercados pasó del 60% al 52%. En cambio, los “supermercados chinos” pasaron del 28% en 2011 al 36% en 2012.

 Una cadena comercial que también creció fueron las casas de venta de productos sueltos, que pasó del 17% al 26%. A pesar de la permanente campaña de promociones de los súper, no se ha podido revertir una tendencia que crece y que es la de optimizar el gasto y comprar lo justo. Según Ricardo Bastianón, director del Area Cualitativa (Cuore) de CCR, en ninguno de los segmentos sociales aparecen las grandes compras de principios de mes. Se cayó la idea de que en los supermercados se compra más barato. Ahora la “compra de cercanía” es percibida como más económica, a la vez que se pierde menos tiempo y acompaña el objetivo de menor volumen, menor tamaño y menos almacenamiento.

 Esto provocó que las grandes cadenas se instalen en los barrios en versiones más pequeñas. Un dato que posibilita entender una actitud más cauta a la hora de consumir es el menor poder adquisitivo que se manifiesta. Según un relevamiento, en 2008 el 46% decía que percibía menores ingresos; en 2011 el 56% y este año la cifra subió al 66%. Por eso, Bastianón plantea que se instaló en este último período “la lógica del consumo del rebusque” en la idea de conseguir el mejor precio final.

Lo que antes constituía situaciones excepcionales, como la compra con descuentos, promociones y ofertas, pasó a ser el “precio base” en el consumo masivo, tal como el outlet pasó a ser el precio estándar en indumentaria. Además, la elección de marcas más baratas pasó del 28% en 2011 al 40% en 2012. En cuanto a la utilización del excedente generado, se ha adoptado la modalidad de “ahorro acotado”, destinado a diferentes objetivos inmediatos que tienen que ver con el placer, o bien guardar un poco de efectivo.

www.perfil.com