viernes, 24 de agosto de 2012

Empresas más colaborativas y sustentables

La siguiente nota es un aporte de la alumna Natalia Alarcon:

Cómo hacer sustentables los negocios en tiempos de crisis es la gran preocupación de los líderes de empresas. Esto pone también al sector de la logística en un lugar clave de cualquier organización.

"Para tener éxito, las empresas del futuro van a tener que trabajar de manera diferente, ser más colaborativas", señaló Gerald Poncet, director del sector global de Productos de Consumo & Retail en Europa para Capgemini, y consultor global líder en tecnología, tercerización y servicios profesionales.

No sólo es cuestión de poner el ojo en los procesos colaborativos sino también en el consumidor final, que cuenta hoy con una variedad de herramientas de comunicación que ponen a la industria frente al enorme desafío de ser más dinámicas y flexibles frente a los cambios. Por esta razón, la visión futura de la cadena de suministros fue el eje de las conferencias del "VI Seminario de management logístico", organizado recientemente por Énfasis Logística en el Espacio Darwin del Hipódromo de San Isidro.

 Esta necesidad de colaboración entre múltiples actores (fabricantes, consumidores, proveedores de servicios de logística, vendedores), también comprende a competidores (la posibilidad de compartir espacios en depósitos logísticos y transportes) y responsables de la planificación urbana, sean éstos públicos o privados. Gerald Poncet remarcó que el modelo de la cadena de suministros está impulsado por el consumidor, ellos son los que originan las señales de demanda, ya sea desde el hogar, el dispositivo móvil o la Web.

"Hay que mejorar la disponibilidad en góndola, reducir los costos, minimizar los tiempos de entrega, pero el foco clave de las cadenas de suministros es atender a los consumidores de manera sostenible. Y para poder hacerlo la industria debe diseñar cuatro parámetros adicionales: reducir las emisiones de dióxido de carbono, procurar menos consumo de energía, evitar la congestión del tránsito, y el siguiente nivel de optimización tiene que ver con la transparencia y la colaboración".

Según explica el especialista, otro aspecto clave es el transporte multimodal colaborativo basado en el diseño territorial de hub en las ciudades y en centros de consolidación. Remarcó que la colaboración en el transporte es posible y ofrece beneficios tangibles respecto a la reducción de costos y C02, la llegada a tiempo y la alta calidad en los servicios. Experiencias de distribución sostenible como los vehículos compartidos y almacenes encientes, se vienen desarrollando con éxito en países como Inglaterra y Alemania, y en algunas provincias vascas, permitiendo ahorrar millones de kilómetros en rutas, o su equivalente en combustible.

La percepción de la demanda en góndola, es el punto que observó con atención Roddy Martin, vicepresidente de Global Supply Chain en Competitive Capabilities International: "El comprador es el punto de partida, es quién te dice de inmediato dónde conseguir promociones y hay faltantes, en cuestión de horas. En el mundo móvil la información está omnipresente, y uno fácilmente se convierte en un censor de demandas, está vigilando las góndolas. Así que hay que estar muy atentos y eso genera muchos desafíos porque si uno no reacciona y no es proactivo puede generar una cadena de suministros no confiable".

La mirada local
Julio Sánchez Loppacher, del IAE Business School, en la mesa sobre "Mejores prácticas y desafíos competitivos en la supply chain", expuso sobre cómo se pueden llevar adelante mejoras e innovaciones en forma exitosa y analizó experiencias como las de la española Zara, Mercadona también en España, y Seven Eleven, en Japón. Destacó las prácticas comunes en la cadena de suministros de estas empresas (agilidad, adaptabilidad y alienación), no para la aplicación directa en experiencias locales sino para rescatar su filosofía de gestión, clave para cualquier cambio organizacional.

En otra de las conferencias organizadas, Marcelo Elizondo, director de la consultora DNI brindó un panorama del comercio exterior argentino, analizando sus puntos fuertes y débiles frente a las repercusiones de una economía globalizada en crisis. En 2011, la Argentina exportó 84.000 millones de dólares al mundo y su lado positivo, según destacó el especialista, es la diversidad de ese mercado que no tiene la dependencia en un solo producto que explique sus operaciones. Además, en términos de potencial, el 75% de lo que exporta el país tiene como destino a los países emergentes y el 25% a los países desarrollados.

Sin embargo, Elizondo advirtió sobre las luces amarillas que se encienden en el camino: "Un elemento de debilidad del crecimiento exportador argentino es la creciente dependencia que se está teniendo del mercado brasileño, que triplica al de China. Esos mercados debieran generar más negocios, pero no estar dependiendo demasiado de los buenos precios (el 75% de ese crecimiento estuvieron explicadas por los mejores precios) y ampliar los mayores volúmenes físicos despachados (que hoy alcanzan el 25 % de las exportaciones). Me parece que si los precios crecen deberíamos aprovechar para generar una tasa de inversión que permita un incremento de la oferta exportable más motivada por volúmenes y no sólo por precios".

En la mesa sobre Logística Sustentable, Leonardo Feltrinelli, director de Operaciones de Supply Chain de Dow en América latina, remarcó la importancia de la toma de decisiones en base a soluciones inteligentes que generen el menor impacto posible al medio ambiente.

El modelo Logístico que describió de maximización de la carga directa de la línea de embolsado a los contenedores, obtención de una carga superior con contenedores de 40 pies, ingreso ferroviario directo al puerto de Buenos Aires y el despacho directo a la terminal del operador logístico en San Francisco Do Soul (Brasil), le permitieron a la empresa un incremento del 9% en la capacidad de carga, un mayor uso del tren (40%) y la utilización de menos pallets. Todo ello le generó un ahorro anual de 6 mil toneladas de dióxido de carbono en la huella de carbono. Al puntualizar sobre el significado que la compañía le otorga a la sustentabilidad, subrayó que es un concepto que ya está en el ADN de la empresa.

Fuente: www.lanacion.com