martes, 10 de abril de 2012

El neuromarketing llegó a la universidad

Las alumnas Mariana Belén Driau y Sol Durante coincidieron y nos recomiendan la siguiente nota:

La disciplina combina neurociencia y marketing para entender el comportamiento de los consumidores

Conocer las necesidades, deseos, motivaciones, sentimientos y actitudes de los consumidores desvela a los expertos en marketing. Por eso, continuamente se desarrollan técnicas y herramientas para tratar de obtener algunas certezas al respecto. En esta búsqueda se inscribe el neuromarketing, una disciplina que pretende entender a los consumidores a través del estudio del cerebro y el inconsciente, utilizando mediciones médicas, como el ritmo cardíaco o la actividad cerebral.

Ante el cada vez mayor número de profesionales que demanda la formación en neuromarketing, las universidades comenzaron a incluirla en carreras de negocios y programas ejecutivos.

Federico González aun recuerda la cantidad de alumnos de negocios de la Universidad Abierta Interamericana (UAI) que querían cursar como oyentes el módulo de neuromarketing de la Especialización en Psicología Organizacional. “Ajustamos los contenidos para un perfil más empresarial y creamos el Programa de Neuromarketing”, repasa el docente. El tema principal de esta propuesta es las tecnologías de las neurociencias aplicadas a la comprensión del comportamiento del consumidor.

La UAI también ofrece esta formación como un curso individual en diferentes modalidades, dependiendo de la duración. Puede ser en jornada de un día, un curso de 36 horas cátedra o un programa de 4 módulos. Quienes optan por estos cursos son, en general, profesionales del marketing. “El 70% de los alumnos se desempeñan en mandos medios y gerenciales de departamentos de marketing de empresas grandes y medianas”, señala González. “El 30% restante son jóvenes emprendedores que están incursionando en nuevos mercados emergentes”, describe.

La Universidad Torcuato Di Tella (UTDT) tiene un Programa Ejecutivo en Neuromarketing. Estanislao Bachrach, director académico del programa, cuenta que, en su mayoría, los alumnos provienen del área de publicidad, son emprendedores o se dedican a la investigación de mercado.

El programa trabaja sobre tres ejes: cerebro, comportamiento del consumidor y psicología. “Se trata de fortalecer los conocimientos teóricos sobre nuestro cerebro y la toma de decisiones que no es consciente. Para esto se detallan las medidas cerebrales que hoy la tecnología ligada a la neurociencia puede establecer y cómo estas medidas impactan a la hora de elegir un producto o servicio”, comenta Bachrach.

A partir de esta idea general se aprenden las diferencias entre distintos tipos de cerebros a la hora de comprar, cómo los cinco sentidos pueden influir en nuestras decisiones de compra y cómo segmentar al mercado, según una mirada neurocognitiva. Por último, “se complementan los conceptos de neurociencia con las estrategias de marketing y con algunos casos de negocios que ya han incorporado el neuromarketing”, dice Bachrach.

Los elementos médicos también son protagonistas para el estudio de este tema: “Utilizamos en las clases tecnología de avanzada, como los potenciales evocados y el eye tracker (seguimiento de donde se dirigen las miradas) para analizar las medidas neurométricas primarias no conscientes, como la percepción, la atención refleja, la memoria y las emociones, como así también los perfiles neurocognitivos de potenciales consumidores de diferentes productos y servicios”, ilustra con entusiasmo Bachrach.

En la Universidad de Belgrano (UB) se dicta un curso en neurocomercialización. “Nuestro objetivo es enseñar cómo funciona el cerebro en general, y en especial el del cliente”, resume Sergio Lotauro, director académico del curso.

Así como el neuromarketing se nutre de diferentes ciencias y técnicas, estos programas no pueden ser dictados por un único docente de una disciplina puntual. “Agregamos profesionales especialistas en la materia de disciplinas como medicina, neuropsicología, coaching, educadores, y expertos en programación neurolingüística (PNL)”, enumera Lotauro.

Fuente: www.ieco.clarin.com