jueves, 22 de marzo de 2012

El buen café se concentra en cápsulas

El Prof. Ricardo Fregenal nos envía la siguiente nota:

El negocio del consumo en monodosis crece a ritmo acelerado; en 2011, fue responsable del 37% de las importaciones de café elaborado.

El agua teñida de un castaño oscuro cae en el pocillo y se pierde bajo una espesa capa de espuma. El aroma intenso del ristrettoqueda flotando en la atmósfera. La imagen, típica de una tienda de café, puede tener lugar en la cocina de cualquier hogar argentino que se haya sumado a la creciente tendencia de sofisticación que revoluciona el consumo de esta infusión.

Y el café elaborado y dosificado en cápsulas o monodosis es el segmento de mercado que mayor dinamismo muestra a nivel internacional. En la Argentina, donde la elaboración de este tipo de presentaciones es muy baja, se importaron en 2011 alrededor de 220 toneladas de café en dosis de Suiza, Inglaterra, España e Italia. La cifra representa un 37% del total de cafés elaborados que ingresaron en el país en ese período. En la Cámara Argentina de Café indicaron que "si bien se trata de una porción reducida del mercado total, la incidencia y el desarrollo de este segmento en la categoría gourmet es cada vez más importante".

El auge del café gourmet, también visible en una multiplicación de tiendas y proliferación de las variedades en las góndolas, empujó a la arena a varios jugadores internacionales y animó a empresarios locales a competir por el público de más altos ingresos. El sector aprovecha la oportunidad para ampliar el consumo entre los jóvenes y quitarle estacionalidad a la bebida.
El concepto de monodosis asocia al café con la tecnología y da continuidad al negocio en el ámbito de los fabricantes de las máquinas encargadas de llenar las tazas de los consumidores. De allí surgieron alianzas estratégicas. Días atrás, la mundial Starbucks anunció el inminente lanzamiento de la cafetera Verismo, tras un acuerdo con la alemana Kruger. Así buscará introducir sus nuevas cápsulas en los hogares. Diego Paolini, gerente general de la cadena con 51 locales en la Argentina, indicó a LA NACION que aún no se puede precisar cuándo llegarán estos productos al país.

La torta se reparte hoy entre Nestlé, las italianas Illy y Lavazza, Che Café y la argentina Cabrales, precisaron en la Cámara de Café.
Illy regresó en 2005 y el año pasado lanzó sus cápsulas para el consumo hogareño en sus propias cafeteras. Nestlé se posicionó con dos marcas: Nespresso y la multibebidas Nescafé Dolce Gusto. La primera cumple seis años en el país; la segunda llegó hace dos. "En los últimos años, se observó un fuerte crecimiento del mercado del café, con el consumidor como indiscutido protagonista, ya que se volvió más exigente, sofisticado y conocedor del producto", indicaron en la empresa, donde las estadísticas propias midieron un alza del 40% en el consumo anual per cápita, de 138 tazas en 2006 a 192, en promedio, en 2010. Además, se destacó la búsqueda de "cafés especiales" de consumo hogareño, y una mayor preferencia por tomar café fuera del hogar, reflejada en el incremento de los coffee stores .
Las cápsulas de Nestlé son las más vendidas y no por económicas: cada unidad de Nespresso elaborada en Suiza y contenida en paquetes de diez que sólo se consiguen en las boutiques de la marca cuesta de $ 4,90 a 5,50, según la variedad de café. Las de Dolce Gusto provienen de Inglaterra y España y se venden en cajas de 16, a $ 41,85 ($ 2,61 por unidad) y están disponibles en canales de venta más masivos.

Ambas marcas tienen su complemento tecnológico exclusivo. Es decir, máquinas que sólo funcionan con un suministro específico. Disfrutar de un café Nespresso en casa demanda un desembolso de entre 1590 a 3850 pesos por una cafetera de esa marca, contra $ 500 o más por una espresso básica, a base de café molido. Las Dolce Gusto funcionan con aparatos Moulinex. "Desde el lanzamiento en septiembre de 2010, el mercado se sembró con más de 50.000 cafeteras", detalló Natalia Rodríguez, gerente de producto de Moulinex. Más de 20.000 se vendieron durante el último semestre.
Las distintas máquinas de Nespresso y Moulinex, junto con una tercera, la Philips Senseo (aliado de Cabrales), son las líneas de monodosis más presentes en el país. "Entre las tres hacen un promedio del 20% del mercado total", precisó Juan Ferliano, de la consultora GFK Retail and Technology, que confirma el impulso del café porcionado. En algunos meses clave, como octubre (por el Día de la Madre) o diciembre (Navidad), la participación sube al 25%, con ventas que pueden superar las 15.000 unidades.
Cabrales es el aventurado local. Se lanzó a producir pads (parecidos a los saquitos de té) de cuatroblends de café para la máquina de Philips, presentada a mediados del año pasado. Desde entonces, la fabricante vendió 30.000 unidades, y más de un millón y medio de monodosis de café. Para entrar en la élite de competidores, el especialista en café de la dupla, uno de los mayores importadores en la Argentina, concretó una inversión de US$ 1 millón en su planta de Mar del Plata. "Apuntamos a satisfacer una demanda creciente, que no es masiva como el consumo de café molido, pero que equipara nuestra oferta a la de empresas de afuera", explicó Martín Cabrales. Las bolsas de 16 pads cuestan entre 29,5 y 48 pesos.

La comercialización de las cápsulas y monodosis en canales acotados y exclusivos abre el juego a las tiendas de café que venden variedades gourmet. En Café Martínez, que elevó su número de locales a 75, confiaron que por estos días analizan sumarse a la tendencia de complejizar aún más la experiencia del café doméstico. Pero, por el momento, no hay desarrollos en marcha.
The Coffee Store, por su parte, prepara el lanzamiento de cápsulas que "se envasarán a nivel local, serán compatibles con máquinas fabricadas en el exterior y se pondrán en venta en cadenas de electrodomésticos", según detalló Sebastián Kantor, presidente de la cadena que posee 32 locales. El precio de las cápsulas contenedoras de blends con variedades de café de Colombia, Brasil y Costa Rica rondará los 3,50 pesos. Lavazza se mueve en el vending corporativo con máquinasespresso en cápsulas, a casi $ 4 por unidad. "Es el producto estrella de este año", resumió el director de Lavazza, Silvio Zaccareo. Todo indica que el mercado le dará la razón.

EL MERCADO, EN CIFRAS

Consumo anual per cápita
1 kg Argentina
4,2kg EE.UU..
12 kg Finlandia
EXPORTACIÓN
La Argentina, que no es productor, vende café elaborado.
• 184
Son las toneladas de cafés preparados (torrados) que se vendieron en 2011.
• 168
Es la cantidad en toneladas del café tostado vendido desde el país el año pasado.
100% IMPORTADO
La materia prima proviene de Brasil y de Colombia
• 28.500
Son las toneladas de café verde que ingresaron en 2011, según la Aduana. Es la materia prima del café que se consume habitualmente.
• 220
Son las toneladas de café en cápsulas que se importan desde países como Suiza, España, Inglaterra e Italia.

Fuente: www.lanacion.com