lunes, 24 de octubre de 2011

El shopping prefiere envase chico

A diferencia de lo que pasaba en los 90, los nuevos centros comerciales son más pequeños y personalizados

El shopping center gigantesco y que reúne bajo un mismo techo a cientos de locales es un modelo comercial que se encuentra definitivamente en retirada. La mayoría de los desarrolladores inmobiliarios locales dicen que las tendencias en materia de nuevos centros comerciales pasa por el desarrollo de proyectos a una escala humana y no por la gigantesca "caja de zapatos" que caracterizó a la primera ola de shoppings de la Argentina, de fines de la década del ochenta y principios de los noventa. La apuesta por shoppings más pequeños y de escala humana es acompañada por una descentralización de los proyectos. En Buenos Aires ya están próximos a inaugurarse centros comerciales en localidades del segundo y tercer cordón del conurbano, como Pacheco, Benavídez o González Catán, siguiendo una tendencia regional, que implicó aperturas recientes como la del shopping Megaplaza en el cono norte de la ciudad de Lima o el Nuevocentro, que será inaugurado en mayo de 2013 en el barrio Jacinto Verá.

Experiencia de compra
Los desarrolladores cuentan que uno de los principales objetivos de las marcas es transformar a la visita al shopping en una verdadera experiencia de compra. "Las marcas están invirtiendo cada vez más fuerte en la puesta de sus locales, incorporando servicios que, a priori, no están relacionados con su negocio principal", explicó Martín Malara, de la desarrolladora Retco, que acaba de inaugurar un shopping en Paraná y ahora tiene en marcha otros tres centros comerciales en las ciudades de Ushuaia, Neuquén y Canning. Con esta premisa, en el último tiempo, se multiplicaron propuestas como la tienda-bar que tiene la marca de ropa Wanama en el shopping Unicenter o la minichocolatería de Vasalissa que funciona dentro de un local de la boutique de ropa Las Oreiro. La mayor inversión en arquitectura además se tradujo en un cambio en las negociaciones de alquiler y la extensión de los contratos, de manera de amortizar el desembolso que hizo la marca para acondicionar su local.

Oferta nacional
Otra tendencia en alza es la participación cada vez mayor de las marcas locales en detrimento de las extranjeras. Detrás de esta modalidad comercial, no se encuentra un súbito espíritu nacionalista por parte de los desarrolladores, sino las trabas que impone el Gobierno al ingreso de mercadería importada. Esta coyuntura torna una opción más atractiva a las marcas con fabricación nacional, que no tienen problemas para asegurar la provisión de productos en las vidrieras.

Descuentos masivos
En materia de promociones, los shoppings enfrentaron en el último tiempo la resistencia de algunas marcas que no se quieren plegar a los acuerdos de descuentos y promociones masivas que negocian los centros comerciales con los bancos. Las resistencias que representan este tipo de propuesta hacen que se miren con interés alternativas como las que encontraron los desarrolladores uruguayos con el llamado fin de semana del IVA. Todos los años, los shoppings de Montevideo acuerdan trabajar durante dos días con una rebaja real del 18% en el precio de todos sus productos, como si se tratara de un verdadero freeshop . El porcentaje de descuento corresponde a la alícuota del IVA con la que se queda el fisco uruguayo. Una virtual adaptación en la Argentina de esta particular modalidad debería realizarse con una rebaja del 21 por ciento, que es el impuesto que se cobra en el país . "La propuesta nació en 2002 como una idea para hacer frente a la crisis y ya se convirtió en el fin de semana con más ventas del año", explicó Carlos Lecueder, director de Estudio Luis E. Lecueder, especializado en el desarrollo de shopping centers en Uruguay..

Fuente: www.lanacion.com