domingo, 20 de marzo de 2011

El consumidor “I”: inteligente inflexible, informado e impulsivo

19/03/11
La mayoría pide y usa los descuentos. Y nadie es visto por eso como un tacaño.

Las nuevas necedidades básicasCuatro “I” identifican el comportamiento del consumidor de hoy: inteligente, informado, inflexible e impulsivo. Es decir, un Señor “I”. Los especialistas en tendencias de consumo entrevistados por Clarín (de las consultoras Trendsity, W, Mindshare y Kantar Worldpanel) explican las razones de este nuevo perfil: Inteligente : Pide y usa los descuentos. El consumidor que pregunta si hay rebaja antes de comprar ya no es visto, como pasaba antes, como un tacaño, sino como una persona inteligente que hace una ecuación de conveniencia con respecto a determinados productos: analiza qué comprar, dónde, cuándo y cómo pagar. Tiene en cuenta todas las posibilidades para aprovechar las modalidades que la oferta legitimó. Eso le genera un “plus”: siente que administra mejor, siente cierto “orgullo” por estar atento a las ofertas, a pesar de que se convierte en “un trabajo más”. Según Kantar Worldpanel, el 82% de los hogares de clase media compró, el último año, con alguna oferta o promoción.

Inflexible : No resigna lo que ya tiene, su modo de vivir, sencillamente porque no se imagina sin sus servicios básicos instalados. No quiere entregar lo conseguido, los espacios ganados. Y busca la posibilidad de seguir comprando las marcas que le gusta.

Informado : Está al tanto de la avalancha de los “anabólicos”, como los expertos llaman a los descuentos que ofrecen bancos, compañías de celulares, diarios, cupones de descuentos online y más. Cada día hay más, y ya no hay rubros que no los tengan. Así, según sus posibilidades, el consumidor implementa distintas estrategias: cambia sus “agendas” según los días y circuitos de promociones que convengan a su bolsillo.

Impulsivo : Frente a ofertas y descuentos, muchas veces termina comprando productos que no necesita en el momento. Hace compras impulsivas que responden al mensaje de “aprovechar la ocasión”. Le gana la compulsión, un efecto colateral de los mismos descuentos: pago menos y ahorro para poder seguir comprando