viernes, 10 de septiembre de 2010

Nestlé apuesta millones a una cosecha global de café

Aporte realizado por el alumno Agustín Pedemonte

Desde los exuberantes cafetales de Veracruz hasta Indonesia, Nestlé SA está cultivando una nueva inversión: una iniciativa global de US$487 millones para aumentar la cantidad y la calidad de su café.Nestlé, el productor de café más grande del mundo gracias a su café instantáneo Nescafé y su línea de cafeteras Nespresso, planea suministrar nuevos árboles y capacitar a miles de caficultores durante un período de 10 años. La empresa suiza no será la propietaria de los cafetales, ni hará que los cultivadores firmen contratos a largo plazo, pero el presidente ejecutivo, Paul Bulcke, piensa que la relación que establezca con los caficultores sentará las bases para que le vendan el café a Nestlé.

"No deberíamos ser simplemente el mayor comprador de café en el mundo, deberíamos participar en el proceso desde el origen", dice Bulcke, quien planea presentar hoy el Plan Nescafé en Ciudad de México. "Lo hacemos para obtener una mejor calidad y asegurar nuestra materia prima".

La iniciativa se produce en momentos en que empresas como Nestlé, Unilever y Kraft Foods Inc. compiten por controlar ingredientes como café, cacao, trigo y leche. El esfuerzo es más urgente hoy en día, debido a que la volatilidad de los precios de las materias primas ha afectado negativamente los márgenes, impulsando las ganancias un año y hundiéndolas el siguiente. Los precios para los granos de café llegaron hace poco a su nivel más alto en 13 años debido al clima adverso.

La industria del café también enfrenta problemas a largo plazo. Los caficultores insisten en mantener árboles viejos que producen menos granos y de menor calidad. Nestlé, cuyas marcas insignia incluyen Milo y Nestea, proyecta un segundo semestre "desafiante" debido al alza en los precios de los commodities.

La inversión que Nestlé está haciendo en café sigue a una iniciativa similar el año pasado en el cacao. La empresa comprometió en Costa de Marfil, en África Occidental, US$106 millones al reemplazo de árboles de cacao con una variedad más robusta creada por sus científicos.

En el pasado, Nestlé ha tenido proyectos de cultivo de Café en países como México, Tailandia y Filipinas. Pero la nueva iniciativa incluirá hasta 10 veces la cantidad de árboles usados la última vez.

En los años 30, Nestlé inventó el café instantáneo para preservar una cosecha récord en Brasil. En la actualidad, los mercados emergentes son los que alimentan el crecimiento en el sector de café instantáneo. Consumidores en países como China, Tailandia y México se están volviendo bebedores de café gracias a la modalidad instantánea. La mitad de las ventas de Nescafé se deriva en la actualidad de los mercados emergentes.

Pero Nestlé también está apuntando a las tendencias de café de mejor calidad en los países más afluentes. Nespresso, un sistema de máquinas de espresso que usan cápsulas de café molido de alta calidad, ha llevado a Nestlé al lucrativo mercado del café premium, el cual también crece con rapidez.

A pesar del alto costo de su café, unos US$0,42 por disparo, Nespresso logró resistir la cautela de los consumidores durante la recesión económica. Esto se debió a que los bebedores de café ahorraron dinero al preparar café en casa en lugar de ir a una cafetería. Las ventas de Nespresso subieron el año pasado 30%.

Nestlé apunta a que el Plan Nescafé impulse al final las ventas. En preparación, la compañía suiza está construyendo su planta de café instantáneo más grande, en las afueras de Ciudad de México, que producirá frascos de Nescafé para México, Canadá y Estados Unidos. La planta también será usada para producir café de mayor calidad.

Parte del café empezará su viaje desde la región cafetera central del estado de Veracruz en México. Los cultivadores se están preparando para la cosecha, que empieza el próximo mes y termina en marzo.

En Barrio de Guadalupe, una población de la región, Nestlé ya ha llevado 100.000 árboles de altura mediana que representan una nueva variedad desarrollada por la empresa a partir del cruce de diferentes variedades. Las plantas han sido desarrolladas especialmente para el clima de la región y para que generen más granos, resistan plagas y alcancen una altura ideal para la recogida a mano del grano. Los cultivos de Veracruz representan un programa piloto que se extenderá globalmente.

"Ninguna otra tostadora de café en el mundo está haciendo esto", dice Orlando García, de Nestlé Commodities and Supply Development, un filial con sede en Marysville, Ohio. El trabajo del ejecutivo colombiano es estudiar el mercado décadas a futuro para asegurarse de que la empresa tiene suministros suficientes, incluyendo las cápsulas de Nespresso.

El plan también incluye la asesoría en cultivo a unos 10.000 caficultores en todo el mundo. Nestlé también duplicará la cantidad de Café que compra sin intermediarios, de modo que negociará directamente con 170.000 cultivadores.

De los 100.000 árboles en Veracruz, 60% es robusta, una variedad relativamente barata que es la base de la mayoría del café instantáneo, y 40% es arábico, que es usado en el café de mayor calidad pero que sólo puede ser sembrado a mayores altitudes, lo que limita su potencial. En total, Nestlé distribuirá 220 millones de plantas a caficultores en todo el mundo en los próximos 10 años.