miércoles, 1 de septiembre de 2010

Los supermercados venden más, pero con la rentabilidad en baja



Aporte realizado por el alumno Emiliano Fojo Otero

Las cadenas atribuyen el fenómeno a la feroz competencia desatada por las promociones

Alfredo Sainz
LA NACION

Después de un año difícil como fue 2009, la recuperación del consumo también llegó a los supermercados. Las grandes cadenas reconocen que sus ventas están acercándose a los niveles récord de 2007, aunque a la vez se quejan de que sus márgenes de ganancias están afectados por la inflación y el alza de los costos.

En un clima de un optimismo que no se vivía en por los menos tres años, ayer quedaron inauguradas las jornadas organizadas por la Asociación de Supermercados Unidos (ASU) y el Salón Internacional de Alimentos (SIAL) Mercosur, que se convirtieron en los últimos años en el mejor termómetro para medir el estado de ánimo entre las empresas de consumo masivo. Durante la ceremonia, los supermercadistas destacaron que la demanda no da signos de ceder, a pesar de los efectos que tienen sobre el bolsillo los aumentos de precios, y pronosticaron que el año terminará con una fuerte suba interanual en los volúmenes de ventas de alimentos.

"El consumo está muy bien. El volumen de ventas crece, aunque estamos ganando cada vez menos. Hay una competencia atroz entre las cadenas, que nos estamos peleando por el cliente, con lo cual nuestras ganancias se achican", explicó Alfredo Coto, dueño de la mayor cadena de capitales nacionales y presidente de la ASU.

Coto reconoció que entre los empresarios existe una preocupación por lo que definió como "ruidos políticos", aunque destacó que su efecto no se siente en las góndolas. "La economía y la política van por diferentes caminos. Nos preocupa que haya discusión política, pero creo que no está generando ningún ruido en el consumo", señaló.

En Carrefour, la principal cadena de venta minorista de la Argentina, coincidieron en destacar el buen momento que vive el consumo, pero subrayaron el papel que juegan las promociones en esta reactivación de sus ventas. "El crecimiento es indudable, pero no hay que perder de vista la gran agresividad comercial en materia de promociones, que se traduce en menos rentabilidad para todas las cadenas. La gran duda es saber qué pasaría con las ventas si de un día para el otro desaparecieran este tipo de promociones y descuentos", señaló Carlos Velasco, director de Carrefour Argentina.

Entre los mayoristas además se quejaron de que el incremento en las ventas es superado por el ritmo de crecimiento de sus costos. "Las ventas vienen bien, aunque en el último año también vivimos un fuerte aumento en los costos, que termina acotando nuestros márgenes. La suba en los costos se siente especialmente en materia de salarios y de logística, en este último caso por los aumentos en los combustibles", señaló Alberto Guida, presidente de la Cámara de Distribuidores y Autoservicios Mayoristas (Cadam).
Presencia oficial

Para refrendar el clima de optimismo que se vivió en las jornadas supermercadistas, en la ceremonia de inauguración se hicieron presentes los ministros de Industria y de Economía, Débora Giorgi y Amado Boudou, respectivamente. La presencia de dos miembros del gabinete dio cuenta de la buena sintonía entre las empresas de consumo masivo y el Gobierno, a pesar de que el último martes los presidentes de las principales cadenas de supemercados no estuvieron presentes anteayer en la Casa Rosada para el anuncio sobre Papel Prensa.

En su presentación, Boudou pronosticó que este año el crecimiento del PBI será "superior al 8%" y anticipó que el superávit fiscal se ubicará en 1,4% del PBI y así se cumplirán siete años seguidos de excedentes en las cuentas del Estado.

Las estimaciones de los empresarios del sector están en línea con las mediciones privadas. De acuerdo con el último relevamiento de la consultora CCR, las ventas de productos de primera necesidad (alimentos, bebidas, artículos de limpieza y tocador) cerraron el primer semestre de 2010 con un alza del 4,3% en volumen. Y en el caso de los supermercados e hipermercados la suba fue mayor y trepó al 5 por ciento. El crecimiento del canal supermercadista fue acompañado por una consolidación de las primeras marcas, que ganaron más de medio punto de participación en los últimos seis meses y ya representan casi el 60% de las ventas.