martes, 28 de septiembre de 2010

Fidelizar clientes, el objetivo de las marcas

Fidelizar tiene sus privilegios. Al menos así lo creen muchas de las empresas del país que impulsan todo tipo de campañas para seducir y sobre todo reconquistar a sus clientes, con ideas que llegan a tener un éxito envidiable. Todo vale para lograrlo: una promoción con tarjeta, un descuento sólo para usuarios de Facebook u otras redes sociales o, incluso, una “gift card” para resolver un regalo difícil.
Las empresas no se mueven así porque sí: desde los últimos meses hacia acá, los descuentos y promociones se volvieron una política ineludible para captar o fidelizar clientes: como si fueran rehenes, ya no sólo importa generar nuevas ventas, sino también mantener a ese público. En ese camino anduvieron, durante todo el año, los bancos y sus 50 cuotas. Les dio buen resultado: según datos del Banco Provincia, esa promoción que se aplicó sobre todo en el rubro electro, generó un aumento del 250% en los consumos con tarjetas emitidas por esa entidad. Conscientes del beneficio, muchos bancos de primera línea -como el Santander Río, el Francés o el HBSC- armaron sus paquetes para fidelizar a los clientes “capturándolos” con sus consumos.
El resultado es atractivo para el banco, pero también para los consumidores: las compras dan puntos que se pueden canjear por premios y los descuentos “sólo por hoy”, que impone por ejemplo Francés Go, permiten aprovechar rebajas de un 40%.
Ese formato de “descuento por un día” es la gran novedad del marketing y también explota fuerte en la web, donde las redes sociales y las plataformas de compras selectivas se aliaron para ofrecer descuentos de hasta un 90% en productos y servicios de primera marca. El sistema, muy utilizado en otros países, desembarcó en la Argentina de la mano de portales como Fullexit.com, Groupon.com.ar, Cupónica.com y OfertaSimple, que son muy nuevas pero de a poco se van instalando con gran proyección. Para participar hay que registrarse en esas páginas y estar dispuesto a recibir mails con las promociones vigentes. El secreto de los grandes descuentos se esconde en la cantidad de suscriptores: cuántos más sean, más descuento habrá.
Fullexit, por ejemplo, trabaja exclusivamente con marcas premium y aplica un sistema de puntos que se multiplican si uno “recomienda” la página a sus contactos. Los beneficios que promete, llegan hasta el 90% de descuento. Groupon, en cambio, trabaja directamente con “créditos” en pesos y acota los descuentos a pocas horas: para acceder hay que “comprarlos” con tarjeta de crédito, siempre y cuando haya una cantidad determinada de anotados como para “activar” el bonus. Ofertasimple.com también tiene restricciones horarias para poder pagar menos por un servicio. Cupónica, en cambio, no necesita un mínimo requerido de personas para aplicar los descuentos: sólo hay que registrarse y buscar la propuesta del día en un mail o las redes sociales. A cambio, las empresas ganan un cliente fiel, que está dispuesto a recibir publicidades en su mail y a estar muy pendiente del servicio. Un beneficio que sólo la mejores herramientas de marketing pueden lograr.
FUENTE: larazon.com.a