sábado, 10 de abril de 2010

Relojes inspirados en los automóviles

Audemars Piguet lanzó una colección con diseños basados en variados elementos mecánicos

Los relojes y la competición tienen un vínculo indestructible. Récords de vuelta, distancia entre los autos y duración de las competencias se miden en unidades de tiempo. Históricamente, las carreras de automóviles y la relojería están ligadas íntimamente. La Colección Royal Oak Offshore Grand Prix de Audemars Piguet expresa esa simbiosis del automovilismo y la relojería, que aúnan la pasión por el diseño, la precisión y la búsqueda incesante de las más elevadas prestaciones mecánicas.

Así, los contadores evocan el tablero de instrumentos de un automóvil; la corona, un engranaje, y el bisel, un disco de frenos ventilado. Para esta colección de tres relojes editados en serie limitada, la selección de materiales fue minuciosa y vanguardista al extremo. Las formas son dinámicas y agresivas, como las de un Fórmula 1.

Los modelos Royal Oak Offshore Grand Prix tienen características variadas. El primero cuenta con caja de carbono, bisel de este material y cerámica negra, corona de titanio ennegrecido, y pulsadores de cerámica negra y titanio, además de protector de pulsadores de titanio y fondo de cristal de zafiro de titanio. La edición de este modelo es de 1750 unidades.

El segundo modelo es con caja de oro rosa de 18 quilates, bisel de carbono forjado y cerámica negra, corona de oro rosa, pulsadores de cerámica negra y oro rosa, protector de pulsadores de carbono, fondo de cristal de zafiro de oro rosa. La edición limitada de esta exquisita pieza es de 650 ejemplares. El tercero es aún más exclusivo. Con caja de platino 950, bisel de carbono forjado y cerámica negra, corona de oro blanco, pulsadores de cerámica negra y oro blanco, protector de pulsadores de carbono y fondo de zafiro de platino. De él habrá sólo 75 ejemplares.

Audemars Piguet buscó formas con elementos que se inspiran en el universo automovilístico, como tomas de aire, apoyos aerodinámicos y deflectores.

El diámetro es de 44 mm. Ofrecen hermeticidad hasta 100 metros. Son de carga automática y tienen pulseras de piel de becerro y alcántara cosidas a mano, hebilla de titanio con microesferas de oro rosa o de platino.