domingo, 18 de abril de 2010

McDonald’s potencia la renovación de la imagen de sus franquicias en EE.UU.

La cadena de comida rápida McDonald’s anima a sus franquiciados a renovar sus restaurantes, no sólo con asistencia financiera sino por motivos económicos. En Estados Unidos, la reforma podría impulsar las ventas anuales de un establecimiento de 2,3 millones de dólares a 3,1 millones de dólares en cuatro o cinco años.

16-04-2010 | McDonald’s tiene un nuevo objetivo, renovar la imagen de todos sus restaurantes. Este proyecto ha comenzado en Estados Unidos, desde donde la central ha enviado una comunicación interna a sus franquiciados haciendo hincapié en los incentivos en efectivo que supondrán estas actualizaciones en los establecimientos. Estas actualizaciones están más acordes con la línea que está siguiendo McDonald’s durante los últimos años, en los que ha diversificado su oferta dirigiéndola hacie el mundo de los cafés, frappes y batidos. De este modo, la central está tratando de acelerar el proceso de reconversión de sus restaurantes en Estados Unidos en lugares más acogedores en los que el cliente pueda disfrutar más tiempo y gastar más dinero.

La central ha puesto en marcha este año un programa piloto en el que ofrece un nivel más alto de asistencia financiera a aquellos franquiciados dispuestos a renovar sus restaurantes, tanto a nivel interior como exterior. Normalmente, la cadena de hamburguesas impone a sus franquiciados la remodelación de los establecimientos cuando firman un contrato de renovación. Esto viene ocurriendo con 300 a 400 restaurantes en todo el país cada año.

Pero además, la compañía quiere endulzar su proyecto de renovación a través de otros incentivos como los económicos para llegar a una media de entre los 400 a 600 restaurantes en proceso de remodelación. De ahí que en un memorando interno dirigido a los franquiciados se describan los términos de la asistencia y las ventajas que ello conlleva. Según McDonald’s, la modernización de un establecimiento podría impulsar las ventas anuales de un restaurante pasando de 2,3 millones de dólares a 3,1 millones de dólares en cuatro o cinco años. Sólo en Estados Unidos, la empresa cuenta con 14.000 restaurantes, de los cuales, el 85% son franquicias.

Pero no es tan fácil el cambio de imagen para estos franquiciados. Una consultora de franquicias estadounidense ha calculado que los costos para el franquiciado pueden ir desde los 600.000 dólares de una remodelación a los 1,5 millones de dólares por la reconstrucción. Lo que tiene que sumarse al reciente gasto que han tenido que desembolsar estos franquiciados por las últimos proyectos de la cadena como las máquinas y el servicio de las bebidas de café, que en algunos casos han llegado hasta los 100.000 dólares por restaurante.

Aunque la central no ha confirmado esta nota interna, un portavoz de la compañía ha anunciado orgulloso que los esfuerzos de remodelación son parte de “una evolución del rediseño del restaurante que se inició en 2003”.

El remodelado en los restaurantes pasa por la inclusión de televisores con pantalla de plasma, sillones, chimeneas eléctricas y la implantación de WI-FI gratuito.

Pero no todos estos cambios tienen por objeto estimular a los clientes a quedarse. Las ventas de McAuto en Estados Unidos representan el 65% de los negocios. En este caso la modernización pasaría por la instalación de una doble calzada para favorecer la circulación de los vehículos.