jueves, 3 de diciembre de 2009

2010- Tendencias para el consumo

Consideramos aquí las principales orientaciones brindadas por Trendwatching.com para encarar el año que se avecina. Es una barrida por los grandes temas que están marcando el pulso de los nuevos perfiles de consumidores.

Siempre resulta tentador pensar en un ranking, en un listado de tendencias, en los 10 tips que permiten solucionar un problema y cosas por el estilo. Es un clásico sobre todo para esta época del año donde se entremezclan los balances y los proyectos. Con ese ánimo desde Infobrand rescatamos lo que publicó Trendwatching.com para compartirlo y tomarlo como referencia de lo que está pasando o está por llegar. Del informe seleccionamos algunas tendencias que nos parecían oportunas para tomar en cuenta para nuestros mercados.

Lo anticonvencional
En 2010 hay que prepararse para hacer negocios de un modo no convencional. Por primera vez hay una comprensión global sobre el tema de la sustentabilidad. ¿Cómo impactará esto en el consumidor? Puede generar debate, pero al menos justamente de eso se trata. ¿Estamos preparados para el debate? Entretanto, en las sociedades maduras, las compañías tendrán que hacer algo más que adherir a los programas de responsabilidad corporativa. Para prosperar de modo efectivo tendrán que estar a tono con la cultura de turno. Tendrán que ser más transparentes y lograr coherencia con lo que dicen en sus publicidades. “Hacer negocios de un modo diferente” es lo que de algún modo cristalizan compañías como Google o Amazon que son de la nueva era tanto como Zappos orientada a la venta por internet.

Urbanos ante todo
Hace 100 años solo el 5% de la gente vivía en ciudades. En 2008 por primera vez en la historia de la humanidad ese porcentual superó el 50% y se calcula que para el 2050 la proporción alcance el 70%. Este proceso de urbanización tendrá lugar fundamentalmente en las regiones en desarrollo como Asia, Africa o América Latina. Surgirán así una serie de nuevos consumidores adaptándose al ambiente urbano. Incluso las comunicaciones permitirán que desde lo rural se pueda lograr el consumo equivalente al urbano. Esto facilita el desarrollo de marcas B2C (Business to consumers) amparadas en este proceso de modernización. También se intensificará una sensación de pertenencia a las grandes urbes, las grandes metrópolis que trascienden la percepción de país. Habrá entonces chances para el desarrollo de productos para ese segmento de consumidor global cosmopolita. De algún modo la serie The Absolut Cities que se presentó en New Orleans en 2007, y luego siguió en Los Angeles y Boston, se encolumnó bajo este concepto.

Críticas en tiempo real 24/7
Todo está sujeto a revisión todo el tiempo (24/7: las 24 horas los siete días de la semana). La gente participa comentando productos, generando opiniones y todo se multiplica de modo exponencial por las redes sociales y cuanto medio exista disponible entremezclando las experiencias off line con las plataformas online. En este sentido, Twitter aparece como la estrella de este tipo de acciones multiplicadoras de opiniones. Pero también se está ampliando el segmento. EezeeRator es un servicio que da una compañía de viajes francesa que permite que los pasajeros puedan dar su testimonio online mientras están en vuelo. No solo se opina sino que se actúa de testigo vivencial de la experiencia de consumo.

El face to face también cuenta
Gran parte de la gente pasará su tiempo online pero también habrá mucho encuentro concreto y real. Si bien habrá mucha gente conectada todo el tiempo esto no provocará zombies y avatares como se había previsto, sino que también surgirá la necesidad de “salir de la casa”. Cuanto más se hagan contactos y se socialice online también surgirá la necesidad de verse cara a cara y de compartir un espacio real (no por nada existen los flashmobs).

Generosidad en pack
Las acciones de donaciones, colaboraciones y demás expresiones corporativas tendientes a generar algún efecto positivo en alguna comunidad, se incrementarán. Procter and Gamble se unió con Unicef para recolectar dinero para vacunas antitetánicas. Los Tom Shoes donan un zapato a un chico carenciado por cada par que venden. Disney promueve el voluntarismo brindando tickets a los que muestren evidencias de sus acciones de voluntariado. En nuestro mercado local es cada vez más frecuente este tipo de acciones que entrelazan el nombre de la empresa con alguna acción solidaria (recientemente se celebró el Mc Día Felíz donde Mc Donald´s donaba lo recaudado por sus Big Macs).

Maturalismo: materialismo maduro
Los consumidores en las sociedades desarrolladas ya no tendrán espacio para ser tratados como gente desinformada, que se pueden shockear fácilmente con alguna publicidad llamativa. No son inexpertos y están cada vez más abarrotados de datos e información. Pero además hay más posibilidades de hacer mensajes “más jugados”. Se pueden encarar mensajes mucho más concretos, más descarados, más realistas, más comprometidos. Remeras defendiendo uniones gay, línea de juguetes para adultos por parte de marcas de primera línea como Philips. Todo es más “open minded”. Si hay temor a perder parte del target por sumergirse en este tipo de cultura más abierta también hay que considerar cuantos quedarán en el camino al no sentir que la marca plantea un mundo de más libertades.