domingo, 6 de septiembre de 2009

Twitter es la red social elegida por los adultos

Por: THE NEW YORK TIMES. ESPECIAL

Kristen Nagy, una joven de 18 años de Sparta, New Jersey, envía y recibe 500 mensajes de texto por día. Pero no usa nunca la red social Twitter.

"Twitter me parece raro y además no creo que todo el mundo necesite saber qué es lo que estoy haciendo las 24 horas del día" explicó.

Su resistencia a usar Twitter, sentimiento compartido por otros jóvenes de su mismo grupo etario, no condenó al fracaso de todos modos a este servicio de micro blogging. Según comScore, sólo el 11 por ciento de sus usuarios tienen entre 12 y 17 años. La explosión de popularidad sin parangón de Twitter fue promovida por un grupo de usuarios de más edad. Este éxito echó por tierra una creencia muy extendida de que los jóvenes lideran el camino en materia de innovaciones populares.

Los adolescentes fueron los que permitieron el crecimiento inicial de las redes sociales Facebook, MySpace y Friendster.

"Twitter, sin embargo, demostró que un sitio es capaz de despegar en un segmento demográfico distinto al que se espera y volverse muy popular. Twitter desafía el modelo tradicional", comentó Andrew Lipsman, director de análisis de la industria en comScore.

Lo mismo ocurre con los aparatos electrónicos. Si bien los juegos digitales fueron pensados originalmente para su venta entre los chicos, la Wii de Nintendo enseguida se hizo popular en los geriátricos. Y aparatitos como los iPhones y los dispositivos GPS son, mayormente, para los adultos.

Muchos jóvenes, que usaron Facebook desde que empezaron a conectarse con la Web y para quienes los mensajes de texto son su principal método de comunicación, dicen no necesitar Twitter, simplemente.

Casi todos los norteamericanos menores de 35 años usan las redes sociales. Pero su crecimiento el año pasado fue posible gracias a los adultos de más edad. En 2008, el uso de redes sociales entre los norteamericanos de entre 35 y 54 años creció nada menos que un 60 por ciento. w

TRADUCCIÓN: Silvia S. Simonetti