sábado, 16 de mayo de 2009

Sfilate di Moda

Aporte realizado por Maria Florencia Zambianchi


Susana Saulquin, junto al equipo de pro-fesionales del INTI, expuso las tendencias macrosociales que definen la temporada primavera-verano 08/09 y ofreció información indispensable para comenzar a planificar las colecciones. La jornanda de análisis y reflexión tuvo lugar, el lunes 19 de marzo, en el auditorio del organismo nacional.

El área textil del Instituto Nacional de Tecnología Industrial (INTI) organizó la 11º edición de su tradicional Jornada “Circuito de Tendencias” bajo la dirección del Obervatorio de Tendencias del Centro de Investigación y Desarrollo Textil, comandado por la socióloga Susana Saulquin y su equipo de especialistas en diseño, encabezado por Julieta Puhl, Natalia Nuperi y Laureano Mon.
El auditorio principal, totalmente renovado y con nuevas instalaciones, fue el escenario elegido para reunir a diseñadores, periodistas, estudiantes y empresarios de la industria textil.

Como sabemos desde el año 2002, este grupo de profesionales viaja, dos veces al año, a las principales ciudades europeas –Barcelona, Londres, París, Ámsterdam y Bruselas entre otras- en busca de los nuevos y constantes cambios que vive el diseño. Para entender esta evolución, Saulquin anticipó las tendencias macrosociales que enmarcan la moda de la primavera- verano 08/09.
Según el diccionario de la Real Academia Española tendencia significa “idea religiosa, económica, política, artística, etc que se orienta en determinada dirección”. De esta manera, lo explicó Susana Saulquin a la audiencia: “Las macrotendencias son tendencias sociales que trabajamos en función de claves que suceden en la sociedad. Es una lectura de lo que está pasando en las principales ciudades del mundo. Hacemos introspectiva, es decir, trabajamos con una visión a tres años. Así como la sociedad va evolucionando, también lo hacen las claves y los conceptos que inspiran la creación de una colección”.

La especialista en sociología de la moda destacó cuatro líneas macrosociales que definen a la época actual. En ellas, se apoyan cada una de las tendencias de indumentaria y textil que llegarán a la Argentina. “Cada año este circuito de tendencias recibe un título. En esta oportunidad, lo denominamos bajo el concepto “Velocidad y metamorfosis”. ¿Por qué? En este mundo globalizado, la sociedad vive en constante cambio, –enfatizó Saulquín-. Esto provoca que nuestro sistema de pensamiento se acelere cada vez más. Por supuesto, es una característica de la postmodernidad”.


Las cuatro grandes líneas macrosociales profundizadas por Susana Saulquin fueron: preservación, pertenencia, poder y movilidad.
La preservación “se traduce en pertenencia y protección, la necesidad de volver a nuestra casa para estar protegidos y pertenecer a comunidades, grupos o personas que ayuden a crear lazos sociales. Dentro de esta pauta social, se destaca la protección del medio ambiente y la reutilización de los recursos. Por ejemplo, en Barcelona observamos que en una vidriera había una bañera vieja con la inscripción: “Todo objeto merece una segunda oportunidad”, destacó la socióloga. Y aseguró: “El usar y tirar característico de la sociedad del consumo, se terminó. Hay una reutilización, volver a utilizar las prendas para usarlas de otra manera”, afirmó la socióloga.


La segunda macro destacada durante el encuentro fue pertenencia. Según Saulquin “¿ A dónde pertenecemos? ¿Con quienes nos unimos? son las claves de esta macro”. Esto se observa en la superposición de dos sociedades: la industrial y la sociedad de la información”. En la moda se aprecia esta característica con el protagonismo de las leggings y las prendas oversize, que se llevan superpuestas.
El poder es otra de las características que sobresale en el nuevo escenario social. Esta macrosocial significa“simplicidad y sabiduría. Asimismo, -y relacionada con los conceptos anteriores-, el poder de la identidad”.



Finalmente, la movilidad cierra el círculo de los comportamientos que movilizan a la sociedad. “Hay que ser flexibles, adaptarse a las situaciones cambiantes. Cuanta más movilidad, mayor poder”, concluyó la Directora del Observatorio.
Durante el análisis, detalló que, cada vez más, y a pesar de ser efímera y cambiante, la moda adhiere a las causas sociales: “A través de sus producciones fotográficas, sus colecciones e identidad, las marcas ponen en primer plano hechos como el calentamiento global o se asocian a ONGs”.
TENDENCIAS EN LA MODA
Julieta Puhl, Natalia Nuperi y Laureano Mon fueron los encargados de interpretar cómo las líneas macrosociales se manifiestan en la moda, en las vidrieras de las marcas más representativas y en las calles de las ciudades europeas.
A nivel general, se hizo hincapié en “la vuelta a lo conocido”.
En este sentido, se destaca la sastrería y la precisión en las prendas. Las líneas son limpias y despojadas. Hay una ausencia de ornamentos, aunque recobran importancia los botones que vienen en gran tamaño”, puntualizó Puhl. Como consecuencia de esta idea, vuelve “la moldería y el extremo cuidado en la confección de las prendas”. Luego del reinado indiscutible de la cintura baja “sube el tiro, en consecuencia, la falda y las chaquetas se acortan, y siguen en vigencia los boleros”. Los vestidos recrean los años 60: “La tendencia es la inspiración retro con acento en la elegancia” – continuó.
La precisión a la hora de elaborar una prenda se traslada al calzado. “Los zapatos forrados en la misma tela que la pollera o la cartera se asumen con fuerza”, sintetizó la diseñadora.
Un panorama preciso que permite vislumbrar y descubrir hacia dónde va la moda.