viernes, 29 de agosto de 2014

Crisis del consumo: cae fuerte la cantidad de gente en los shoppings

El profesor Ricardo Fregenal nos acerca la siguiente nota:

En agosto, según la Universidad Di Tella, la cifra de visitantes en los centros de compras fue 9,1% menor que en el mismo mes de 2013; se trata de la séptima caída en ocho meses

Salvo que los argentinos hayan desarrollado una novedosa modalidad de shopping en la que una sola persona hace las compras de todo un grupo, un dato muestra de modo patente la crisis del consumo: en los últimos meses, cayó fuertemente la cantidad de personas que visitan los centros comerciales.
El dato lo dio a conocer el Centro de Investigación en Finanzas (CIF) de la Universidad Torcuato Di Tella (UTDT), que ayer presentó el Índice Temprano de Consumo (ITC), que busca adelantar la tendencia en las ventas de los centros comerciales tomando en cuenta el flujo de gente en esos lugares.
"El ITC está basado en la noción de que variaciones del flujo peatonal en espacios comerciales conducen generalmente a variaciones en el nivel de ventas y consumo", dice el informe. En este sentido, los datos para lo que va del año son contundentes: en siete de los primeros ocho meses de 2014 se registraron caídas interanuales en la cantidad de personas que visitaron los principales centros comerciales de la Capital Federal y el conurbano bonaerense (cuya identidad se mantiene en reserva "por motivos de confidencialidad").
Nicolás Merener, el investigador del CIF a cargo del ITC, explicó que los datos para la elaboración del índice corresponden al tráfico peatonal en pasillos, áreas comunes y algunos locales de los centros comerciales que forman parte del relevamiento (la medición, en tiempo real, está a cargo de la empresa Urbix).
En agosto, la cantidad de personas que visitaron esos centros comerciales cayó 9,1% frente al mismo mes del año pasado. En los tres meses previos, la caída había sido mayor al 10 por ciento. Para Merener, esa tendencia "es consecuencia de la recesión que se está sintiendo en la economía".
Si bien el ITC, como reconoció el investigador, "no es una medición perfecta porque algunas personas pueden ir a un shopping a tomar un café o a pasear si afuera está lloviendo", sus resultados vienen mostrando una tendencia muy similar a la de la Encuesta de Centros de Compras que, varias semanas más tarde, publica el Indec.
 
Foto: LA NACION 
 
"Durante el desarrollo del ITC, se ha adoptado como medida histórica de consumo real a la estadística de ventas en centros comerciales a precios corrientes reportada por el Indec deflactada con el IPC Congreso", dice el informe, que añade que para el período agosto 2012-junio 2014 la correlación entre el ITC y los datos del Indec fue de 93% (una correlación de 100% implicaría una tendencia exactamente igual).
Justamente ayer el Indec difundió los resultados de la última Encuesta de Centros de Compras. Según ese informe, que toma en cuenta 36 centros comerciales en el Gran Buenos Aires (18 en la Capital y 18 en el conurbano), "las ventas a precios corrientes en julio de 2014 alcanzaron los $ 2670,7 millones, lo que significa un incremento de 17,5% respecto al mismo mes del año anterior". De acuerdo con el IPC Congreso, entre julio de 2013 y julio de 2014, los precios aumentaron 39,7%, lo que implica que, en términos reales, las ventas en los shoppings sufrieron una caída interanual cercana al 18% que el ITC arrojó para ese mismo mes (ver infografía).
La caída en el consumo no se limita a los centros comerciales. Según la Confederación Argentina de la Mediana Empresa (CAME), las ventas en pequeños comercios de todo el país registraron caídas interanuales en los primeros siete meses del año.
Más grave aún, en medio de la recesión económica, la caída de los salarios reales y el estancamiento del mercado laboral, los hogares se han visto obligados a recortar incluso los gastos más básicos. Según la Dirección de Estadística y Censos de la Capital Federal, en los dos primeros trimestres del año las ventas de alimentos en los supermercados registraron caídas interanuales de 5,4 y 4,1 por ciento. Otros rubros, como ventas en restaurantes y en locales de comidas rápidas, mostraron caídas más pronunciadas.
En tanto, la Federación Económica de la Provincia de Buenos Aires (FEBA) informó que la actividad comercial bonaerense registró en julio una baja interanual de 5,5%. La contracción se sintió con fuerza en el rubro alimentos y bebidas, que sufrió una caída de 7,9 por ciento.
Fuente: www.lanacion.com