lunes, 29 de octubre de 2012

La hora de la “vaquita 2.0”

Músicos buscan financiación colectiva a través de internet ¿El futuro de la industria?

Este es el futuro de la música”, dice el cartel que levanta la cantante neoyorquina Amanda Palmer, eufórica. Tiene motivos para reír: recaudó 1.192.793 dólares a través de Kickstarter, una plataforma web de crowdfunding, o financiación masiva. El dinero estaba destinado a pagar los costos de su nuevo disco, libro de arte y gira, pero la chica tendrá que pensar en qué más gastarlo, porque superó con creces sus expectativas. Sus inversores, 24.883 fans, recibirán recompensas que van desde el álbum en formato digital –para quien aportó apenas un dólar– hasta disfrutar de un show de la cantante en el living de su casa (por módicos cinco mil). Palmer logró el sueño de saltear la intermediación y las exigencias de la industria discográfica.

Kickstarter se lanzó en el 2008 y ya publicó más de 70.000 proyectos, de música pero también de cine, arte, videojuegos y fotografía, entre otros rubros. De esos, más de treinta mil lograron ser completamente financiados. Cada emprendimiento maneja números relativamente modestos: siete de cada diez pidieron (y obtuvieron) entre mil y diez mil dólares a través de múltiples aportes pequeños. En total suman una recaudación de 382 millones de dólares, más que el presupuesto de “Piratas del Caribe 3”, la película más cara del mundo. La plataforma, que se queda con un 5% del dinero, ya facturó 16,1 millones de dólares. Nada mal.

Acá también. ¿Será realmente este el futuro de la música? Las plataformas de micromecenazgo se multiplican en Argentina y en la región bajo nombres como Panaldeideas, Tumecenas o Bananacash. Una de las más importantes es Ideame, lanzada en agosto del 2011, que ya funciona también en Uruguay, Chile, Brasil y México y publicó 625 proyectos con un 45% de éxito.
Uno de sus casos exitosos es el de la Chuck Norris Band, que pidió 3.855 pesos para replicar de su primer disco y obtuvo mucho más: entre cien personas juntaron 11.645 pesos y planean duplicar la tirada del disco.
También Franny Glass, joven cantautor uruguayo, intenta financiar su nuevo disco en esta red. “Entre los colaboradores hay conocidos y familiares, pero a la mayoría no los conozco. Ojalá esto se instale como una costumbre”, sueña. Por 2.365 pesos, ofrece un show privado para sus “coproductores”.

Fuente: http://noticias.perfil.com