martes, 16 de octubre de 2012

"Formatos chicos" de grandes cadenas complican a los súper chinos, que buscan nuevos destinos e impulsan marcas propias

En Capital Federal ya se registran algunas persianas bajas o mudanzas. Apuntan también al interior del país, pero de abrir 20 locales por mes pasaron a sólo dos. Menos consumo, más competencia y suba de costos afectan su rentabilidad. Buscan promover sus propias etiquetas como parte de su estrategia       

A tono con lo que sucede con otros protagonistas de la economía, la locomotora de los supermercados chinos comenzó a frenar su velocidad.

La baja en los niveles de consumo, y el recrudecimiento de la competencia con los formatos más chicos que proponen las grandes cadenas de hipermercados, entre otros factores, viene sembrando un gran interrogante sobre el ritmo de expansión del sector supermercadista asiático.

De acuerdo con los datos aportados a iProfesional.com por Casrech -una de las cámaras que aglutina a los empresarios de ese segmento- la apertura de nuevas bocas de expendio se derrumbó a un promedio de dos por mes en todo el país, cuando antes era de veinte.

Desde la otra gran entidad que reúne a los comercios orientales reconocieron, además, el cierre de varios autoservicios en la Ciudad de Buenos Aires.
La principal razón que esgrimen es "porque se están notando zonas en las que ya no se vende bien y entonces se opta por esperar".

Justamente, este cambio en el escenario ha obligado a pensar nuevas estrategias para reactivar a este segmento, que es "dueño" de una facturación anual superior a los $50.000 millones.

Así, representantes del supermercadismo oriental confirmaron a iProfesional.com que comenzaron a participar de las misiones comerciales que viene desarrollando el Gobierno nacional.

Producto de estos contactos, aceitados por el apoyo oficial, cámaras como Cedeapsa no sólo acaban de concretar ventas al exterior de productos de marca propia, sino que además negocian la apertura de sucursales en países como Angola.

Yolanda Durán, titular de Cedeapsa, anticipó a este medio que una delegación de la entidad también formará parte de la comitiva gubernamental que, durante el mes próximo, visitará Vietnam.

El objetivo será el de establecer acuerdos para colocar en ese destino artículos propios como carne, vino y pastas. En paralelo, avanzar con lo ya iniciado en Angola, respecto a la instalación en otros países de supermercados asiáticos surgidos en Argentina.

Marcas propias con sello asiático

Precisamente, este desarrollo de marcas propias vuelve a escena como resultado de una caída en las ventas que se hace sentir en estos comercios.

En ese sentido, Durán, de Cedeapsa, anticipó a este medio la llegada a las góndolas de la etiqueta "Molino Dorado"; sello bajo el cual los puntos de venta comenzarán a comercializar tallarines y fideos.

Las pastas en cuestión son el primer fruto del acuerdo rubricado entre la organización y el grupo Los Grobo a fines de septiembre pasado.
Ese convenio se sumó al que Cedeapsa ya tiene firmado con Quickfood para la venta de carne envasada con el nombre "Corte Dorado".

De cara a los próximos meses esta entidad mantiene negociaciones con empresas de la provincia de Entre Ríos para lo que será el lanzamiento de su propia marca de arroz.

"El objetivo es el de comprar tierras en algún momento para elaborar productos que sean íntegramente de nuestra propiedad", adelantó Durán.

Una desaceleración que se siente

"Hay un aumento en los costos y cambios en los hábitos de consumo. La gente, evidentemente, ya no llena la heladera. Sobre todo en este último mes, hemos notado una baja muy pronunciada en las compras", reconoció Durán.

"A eso hay que sumarle que aumentaron nuestros costos fijos. A los supermercados chinos se les quitaron los subsidios y, por ejemplo, las facturas de luz llegaron con incrementos de hasta un 500%. También se elevaron los valores de los alquileres", agregó.

La empresaria aseguró que, dentro de Capital Federal, un autoservicio llega a pagar hasta $10.000 mensuales por la energía eléctrica.
"Si a estas alzas se suma que bajó el nivel de consumo, entonces ahí tenemos una respuesta de por qué hay locales que cierran o se mudan", dijo.

En paralelo, Durán destacó un incremento de la competencia entre los súper asiáticos y los formatos más pequeños de las grandes cadenas.

"Por ejemplo, la expansión de los Carrefour Express nos complicó bastante. Encima se instalan frente a los supermercados de nuestra cámara, incluso al lado. No hay control de proximidad, entonces el mercado abierto llega hasta el grado de la provocación", expresó.

Pese a la buena sintonía que Cedeapsa mantiene con el Gobierno, Durán también identificó a la suba de la inflación como un factor que incide directamente en la rentabilidad de los comercios orientales.

"Nadie puede negar que tenemos un índice muy alto. De hecho, los supermercados tuvimos que reforzar nuestra actitud cooperativa porque los precios también nos subieron a nosotros. Ajustamos nuestro pool de compras para, de alguna manera, atenuar las alzas de las cotizaciones mayoristas", expuso.

Miguel Calvete, de Casrech, agregó a la "incertidumbre económica" al combo que hoy frena las aperturas de más bocas de expendio.

"Cambiaron las expectativas para los empresarios. Ahora las inversiones se piensan con mucho mayor detenimiento. El panorama económico no está tan claro como hasta hace unos meses", comentó a iProfesional.com.
"Bajó fuerte el consumo. Por eso se pasó de un promedio de 20 aperturas mensuales a dos. El foco para compensar esto está puesto en el interior del país. Pero ahora todo hay que pensarlo mucho más", agregó.

La mira en el exterior

Para compensar el parate, los supermercados nucleados en Cedeapsa apuestan a exportar su formato de negocios.

En esa dirección, Yolanda Durán reconoció que se está avanzando en el desembarco en Angola y Vietnam.

"Enviamos a un directivo de Cedeapsa a negociar en Angola. El primer punto es ajustar lo que serán las exportaciones de vino y pastas a ese país, que están muy avanzadas, y luego discutir la posibilidad de instalar puntos de ventas", aseguró.

"Hemos cerrado un pedido de 126.000 botellas de vino de nuestra marca ‘Viña Dorada'. Tenemos que salir al mundo porque ya no se puede depender únicamente del mercado interno", añadió.

Durán anticipó que Cedeapsa también procurará colocar en ese destino la carne que la cámara ya comercializa bajo la insignia "Corte Dorado".

"En noviembre, nos vamos a Vietnam con la misión del Gobierno para imitar lo que ya logramos en África. Creemos que el vino y los fideos del sello de la cámara pueden ofrecernos muchas posibilidades en ese nuevo mercado", dijo.

En lo que hace a los planes para el 2013, la empresaria anticipó que la entidad evalúa iniciar conversaciones comerciales con Venezuela.

"Para eso también estamos apurando el desarrollo de nuevos productos. Por ejemplo, tenemos el caso de una gran arrocera de Entre Ríos, con amplia producción, que nos ofreció su producto para que lo vendamos con nuestra marca", indicó.

La polémica de los precios y el trato con Moreno

Dada la enorme cercanía que muestran los supermercados asiáticos con el Gobierno, y más precisamente con la secretaría de Comercio Interior que comanda Guillermo Moreno, Durán aportó detalles de la relación que mantiene con el polémico funcionario.

"Soy la única mujer que todos los viernes se reúne con Guillermo Moreno para discutir cuestiones comerciales. Él me da sus opiniones, pero siempre con mucho respeto. Entiende la situación que enfrentamos y se muestra muy amable con nuestras peticiones", dijo.

"Como cualquier relación entre el gobierno y empresariado, tenemos nuestras diferencias y discusiones. Pero Moreno no se parece en nada a la persona que retratan otras organizaciones, como Adecua, de Sandra González. Su carácter es muy diferente", sostuvo.

Al momento de evaluar los últimos choques que mantuvo el funcionario con la titular de Adecua, Durán apuntó directamente al desempeño profesional de González.

"El problema está en que Sandra González se encierra en un concepto y reacciona siempre con altanería. En su momento, a mí me llegó a decir que yo no podía opinar porque no era consumidora, como si yo no hiciera compras también", concluyó.

Fuente: www.iprofesional.com