martes, 14 de agosto de 2012

Así serán los smartphones del mañana

El Profesor Ricardo Fregenal nos acerca la siguiente nota:

¿Serán plegables como una hoja de papel? ¿Podrán reemplazar la tarjeta de crédito? ¿Seguirán incorporando teclados o interactuaremos con el equipo usando los ojos? La Nación habló con los principales fabricantes del mercado para saber cómo diseñan los teléfonos inteligentes que vienen

os avances tecnológicos son tan vertiginosos que se hace difícil imaginar lo que vendrá. En este sentido, muy poco hay en común entre cualquier celular de ahora y el StarTAC de Motorola que, lanzado en 1996, fue conocido como el primero con formato clamshell (con tapita) o con el famoso Nokia 1100, que con su formato candy bar (barra) fue lanzado en 2003 con funciones básicas y una pantalla monocromática de 96 x 65 pixeles. Este modelo fue el celular más vendido del mundo, con más de 250 millones de unidades despachadas.
El HTC One X, un smartphone de alta gama con Android.

"La evolución de los teléfonos móviles se da por ciclos que duran entre 2 y 3 años, y dependen de cómo cambien las tecnologías que componen los equipos; por ejemplo, la pantalla, la batería, el audio y el sistema operativo, entre otros", explica Tomás Ferrari, gerente de producto y servicio de celulares de Samsung Electronics. Actualmente, esta empresa de origen coreano es la número 1 en ventas de teléfonos móviles, según la consultora Gartner. Luego se ubica la finlandesa Nokia y detrás está Apple que, al ser consultada por La Nacion, prefirió no participar ya que "sólo hablan de los productos que están disponibles en el mercado".
Desde California, el argentino Axel Meyer, Head of Design, Emerging Platforms de Nokia, coincide con Ferrari. "Cuando hablamos a futuro nos referimos a un par de años. De hecho yo estoy trabajando con proyectos que, con suerte, se plasmarán en modelos que estarán disponibles en 2014. Definitivamente, un nuevo teléfono no se gesta en semanas ni en meses, puesto que se trata de una evolución constante que incluye el desarrollo, en paralelo, nuevos materiales y mejores métodos de producción, entre otros factores."
Hoy, el celular más avanzando de Nokia es el Lumia 900. "Este modelo es revolucionario, entre otras cosas, porque cuenta con una carcasa de policarbonato de una sola pieza que es tratada como si fuese de metal. En el futuro cercano, nuestros modelos continuarán en esta línea", agrega.
Según Ferrari, "dado que durante los últimos años las pantallas y los sistemas de audio han mejorado notablemente, es esperable que estas tecnologías se mantengan más bien estables en el corto plazo. Si bien nadie duda acerca de que las pantallas serán en su mayoría táctiles, y proyectarán imágenes con una calidad asombrosa, el punto girará en torno de su tamaño".

Al respecto, el ejecutivo de Nokia prevé que en el futuro los usuarios contarán con varios dispositivos, entre tablets, smartphones y otros, de los que uno, probablemente el celular, sea el denominado primario, ya que acompañará a la persona a todos lados, mientras que los otros irán siendo utilizados en función de las necesidades de su propietario. Por ejemplo, si desea leer un e-book, probablemente lo haga desde su tableta y no desde el smartphone, a pesar de que podría hacerlo mediante este equipo. "Cargar permanentemente un hardware con una pantalla de 5" es realmente incómodo porque ni siquiera se puede guardar en el bolsillo del jeans, por eso, el usuario preferirá cargar un teléfono más pequeño, y cuando quiera leer textos largos probablemente lo haga desde una tablet u otro dispositivo que le resulte más cómodo para este fin", vaticina Meyer.Según el ejecutivo de Nokia, para los usuarios lo importante será acceder a sus contenidos donde quieran que estén, desde cualquier equipo. "No es que uno no pueda hacer todo lo que quiera con su dispositivo primario, pero para diferentes contextos va a ser más confortable utilizar equipos con pantallas más grandes o con otras características", explica. En esta línea, el último lanzamiento de Nokia tiene una pantalla de 4,3". Por su parte, todos los modelos de alta gama con Android tienen pantallas de 4,5 a 4,8", y Samsung vendió unos 6 millones de Galaxy Note, cuya pantalla es de 5,3".
El modelo de Motorola más avanzando del mercado local es el RAZR. Viene con Android, tiene un diseño ultradelgado de 7,1 mm y una pantalla Super Amoled Avanzada (una denominación creada originalmente por Motorla) de 4.3", entre otras características. "Las pantallas partirán de los 4,3", pero habrá modelos con un tamaño de 5"", adelanta Germán Greco, director de Producto de Motorola Mobility. Si bien esta empresa fue adquirida en mayo último por Google, el ejecutivo asegura que los planes de la compañía respecto de los nuevos celulares seguirán su curso tal como estaba previsto hasta ahora. Incluso en el comunicado oficial se indica que Google dirigirá Motorola Mobility como una actividad comercial individual. En este sentido, el fabricante continuará desarrollando, por ejemplo, pantallas que serán flexibles, y si bien no se podrán doblar serán más resistentes a los golpes que las actuales.

Mucho cerebro
El Lumia 900 de Nokia, cuya carcasa es de policarbonato de una pieza.

El microprocesador o CPU (el cerebro electrónico de todo dispositivo digital) es uno de los componentes que más está evolucionando en el terreno móvil. Qualcomm es uno de los proveedores con mayor presencia en el mercado móvil. "Con el paso del tiempo, los procesadores tendrán mayor capacidad de procesamiento y de gráficos que manejarán todos los medios que deseemos crear y consumir", vaticina Rob Chandhok, vicepresidente de la división Qualcomm Internet Services, presidente de Qualcomm Innovation Center, Inc. y vicepresidente senior de la división Qualcomm CDMA Technologies.
Chandhok añade que los celulares incluirán sensores y aplicaciones con un nivel de sofisticación superior a los que conocemos en la actualidad, "que ayudarán a que los dispositivos nos comprendan mejor para que, de esa manera, puedan ofrecer una experiencia personalizada y adaptada a las circunstancias de cada usuario.
"Los teléfonos están cambiando nuestras vidas, y en unos años se convertirán en algo así como nuestro sexto sentido digital , ya que sabrán qué estamos pensando, qué queremos hacer e incluso qué es lo que estamos necesitando", dice Chandhok, y asegura que con estos equipos las personas podrán controlar los electrodomésticos, los sistemas de seguridad hogareños y los vehículos, por mencionar algunos ejemplos.
Por su parte, Américo Tomé, director de productos de Intel Latinoamérica, coincide en que el poder de cómputo es una de las claves: "El desempeño de los CPU está creciendo muchísimo para que las aplicaciones corran mejor, y para que puedan funcionar con el menor consumo de batería posible".

Más por menos
¿En qué piensan los fabricantes a la hora de diseñar los próximos celulares? "El desafío es que el teléfono requiera del menor esfuerzo del usuario para usarse", destaca Ferrari. Por eso, si trazamos una línea evolutiva, los primeros equipos se manejaban con teclas. Ya en el presente hay opciones con pantalla táctil y comandos de voz. El próximo paso es la orden gestual, y en el futuro se prevé que una persona podrá manejar su teléfono a través de los movimientos oculares.
"La voz será muy importante en la interacción con el teléfono. De esta manera, según el contexto, el usuario podrá elegir darle órdenes al dispositivo a través de la voz, de las teclas o mediante gestos", vaticina Meyer.
"No podría estimar cuánto falta para que podamos darle instrucciones al teléfono con los ojos, pero definitivamente así será en el futuro. Se trata de una tecnología que está disponible en la aeronáutica y en el nivel militar, y que en algún momento se aplicará a estos dispositivos masivos", explica Ferrari, al tiempo que menciona que el Galaxy S III, el más reciente lanzamiento de la empresa, incorpora una nueva función llamada Smart Stay , que reconoce qué está haciendo el usuario -por ejemplo, leyendo un e-book o navegando por la Web- por medio de su cámara frontal, que identifica el movimiento de los ojos y mantiene la pantalla encendida para que no haya interrupciones en la lectura.

Gracias a nuestro teléfono ya no hace falta cargar con calculadora, reloj, GPS, cámara de fotos y filmadora, entre otras cosas. En el futuro, los que lleven un smartphone no necesitarán tampoco llevar su tarjeta de crédito ni billetera. Las aplicaciones de NFC ( Near Field Communication ) permitirán optimizar al máximo nuestro tiempo. Supuestamente se acabarán las colas para pagar, porque se suprimirá tener que dar cambio de dinero en efectivo. De hecho, con esta tecnología se puede pagar en comercios, acceder a recintos como gimnasios y oficinas mediante identificación, y compartir información en tiempo real.
"Los lanzamientos del próximo ciclo incorporarán muchos cambios por la implementación de esta tecnología", sostiene Leandro Miano, responsable para la Región Latinoamérica Sur del fabricante de smartphones HTC. "Aunque todavía existen algunas limitaciones para poder sacarle el máximo provecho, tecnologías como NFC acercan cada día más la posibilidad de utilizar nuestro dispositivo como herramienta de identidad y, de forma más genérica, como herramienta transaccional, ya sea de dinero o información. Para que se consolide, aún quedan por resolverse temas regulatorios y también de seguridad de la información. Sumado a esto, gracias al aumento de velocidad en las redes móviles, la TV y el streaming de audio y video serán un commodity", explica.
Miano cree que en los próximos meses veremos una explosión de aplicaciones relacionadas con la realidad aumentada, tanto en la utilización de información cercana cuanto en la interacción con imágenes proyectadas en códigos bidireccionales.
Por su parte, el ejecutivo de Motorola opina que se desarrollará algún sistema que permita muy fácilmente proyectar la pantalla del smarpthone en el televisor. "En breve comenzaremos a ver aplicaciones que combinan los datos de geolocalización de un usuario con sus hábitos de consumo. De esta manera, el dispositivo tendrá la inteligencia suficiente para analizar los websites que visitamos y nuestros gustos para enviarnos recomendaciones según donde nos encontremos. Quizás en 2013 se lancen aplicaciones de este tipo que nos avisen cuando estamos cerca de una sucursal de nuestra cadena de restaurantes favoritos", ejemplifica Tomé.

Respecto de los sistemas operativos, el software que hace funcionar el teléfono, el mercado es dominado hoy por Android, basado en Linux, y iOS, de Apple. Pero en el tercer cuatrimestre de este año se estima que será lanzado Windows Phone 8, de Microsoft. "Los usuarios no quieren hacer clic ni navegar por menús. Quieren la información ya mismo delante de sus ojos. Por eso, Windows Phone no estará basado en íconos, sino en mosaicos activos que se actualizarán constantemente sin que el usuario deba hacer algo", explica Fabricia Degiovanni, directora del segmento de Canales de Consumo de Microsoft para Argentina y Uruguay. Por ejemplo, una persona puede programar mosaicos activos para estar al tanto permanentemente del estado de sus familiares en Facebook, o cómo está el clima en distintas partes del mundo.
La ejecutiva coincide con los colegas de Nokia e Intel en que los usuarios querrán acceder a sus contenidos desde distintos dispositivos, motivo por el que la estrategia de Microsoft es una única interfaz común a todos los equipos, incluidos los smartphones, los televisores, las tabletas y las notebooks.
"Estos últimos meses hemos podido observar la gran competencia de los desarrolladores de sistemas para capturar y retener usuarios por medio de la premisa de una única plataforma. Aún se está en el proceso de comprender que los usuarios son cada día más personas móviles, por eso será necesario hacer una transición de un concepto centrado en dispositivos fijos como PC y TV a uno enfocado en móviles, como tablets y smarthpones. Una vez vencida esta barrera generacional, los sistemas empezarán a tomar una concepción universal para la vida de las personas, y la utilización de equipos fijos será una extensión del teléfono móvil y no viceversa, como ocurre en la actualidad. De esta forma, el sistema operativo será un medio para conectarse con otros periféricos y una herramienta de personalización del móvil", dice Miano, de HTC.
Si bien Greco estima que el teclado físico irá desapareciendo, lo cierto es que a mucha gente le gusta este sistema, motivo por el que para Ferrari aún se lanzarán modelos con teclas en los próximos años. "La pregunta de rigor para indagar qué tipo de teléfono quiere una persona será si desea un modelo con o sin teclado", dice el ejecutivo de Samsung.

Siempre relegada
A medida que los teléfonos se vuelven más potentes, la batería dura menos. Es usual encontrar a usuarios quejándose porque sus equipos se han muerto a mitad de la jornada laboral.
"Los componentes se están desarrollando para que requieran cada vez menos energía en el momento de funcionar, y seguramente en el futuro se inventará un sistema para que la batería le permita al teléfono operar durante un mes seguido, pero para esto aún falta mucho y ni siquiera hay una fecha probable de lanzamiento", estima el ejecutivo de Samsung, que piensa que quizá surja antes alguna otra alternativa, como colocarle a las pantallas pequeños paneles solares como los que tienen las calculadoras. "Es sabido que en la industria se está trabajando en este sentido. Al respecto, además de los paneles, los equipos deberían contar con un dispositivo que logre convertir y amplificar esa energía obtenida para que el teléfono pueda funcionar correctamente."

Desde Motorola, Greco adelanta que están desarrollando un sistema para cargar la batería de manera inalámbrica, que posiblemente esté disponible el año que viene. "El usuario enchufará un dispositivo a la pared, y éste cargará la batería del celular por inducción. Entonces, si el usuario tiene varios de estos aparatos enchufados en su casa u oficina, en realidad apoyará su teléfono en el escritorio o en la mesa de noche y, sin que se dé cuenta, comenzará a cargarse su batería."
Aunque en algunas películas futuristas se ven equipos flexibles, lo cierto es que aún no se sabe cuándo plegaremos nuestro teléfono en cuatro partes. No será pronto, digamos, pero se está trabajando en dispositivos flexibles; de hecho, Nokia es una de las compañías que tiene un prototipo de esta clase.
Otra línea de avance será la de añadirle inteligencia por medio de sistemas como el Siri, de Apple, que responde consultas realizadas verbalmente y en lenguaje natural.
Los sensores se multiplicarán: no sólo acelerómetro y giróscopo, sino que ya hay algunos modelos con altímetro y aparecerán medidores de infrarrojos. No menos importante, se sigue investigando cómo fabricar una pantalla que nunca se ensucie. Sería un logro fundamental.
Según un informe elaborado por la asociación GSM y la consultora Machina Research, en 2020 la cifra de móviles en el mundo alcanzará los 12.000 millones de equipos. Más allá de este dato, sin embargo, por el momento no podemos sino echar a volar la imaginación para predecir cómo serán esos celulares. Ocho años es una eternidad en tecnología.

DIXIT
  • "Los usuarios no quieren hacer clic ni navegar por menús. Quieren la información ya mismo delante de sus ojos. Por eso, Windows Phone no estará basado en íconos, sino en mosaicos activos que se actualizarán constantemente sin que el usuario deba hacer algo." Fabricia Degiovanni, directora del segmento de Canales de Consumo de Microsoft para Argentina y Uruguay

  • "El usuario enchufará un dispositivo a la pared y éste cargará la batería del celular por inducción. Entonces si el usuario tiene varios de estos aparatos enchufados en su casa, en realidad apoyará su teléfono en el escritorio o en la mesa de noche y, sin que se dé cuenta, comenzará a cargarse su batería." Germán Greco, director de producto de Motorola Mobility

  • "Los teléfonos están cambiando nuestras vidas, y en unos años se convertirán en algo así como nuestro sexto sentido digital, ya que sabrán qué estamos pensando, qué queremos hacer e incluso qué es lo que estamos necesitando." Rob Chandhok, vicepresidente de la división Qualcomm Internet Services, presidente de Qualcomm Innovation Center, Inc. y vicepresidente senior de la división Qualcomm CDMA Technologies

  • "Cargar permanentemente un hardware con una pantalla de 5" es realmente incómodo porque ni siquiera se puede guardar en el bolsillo del jeans. Por eso, el usuario preferirá en el futuro llevar un teléfono más pequeño, y cuando quiera leer textos largos probablemente lo haga desde una tablet u otro dispositivo que le resulte más cómodo para este fin." Axel Meyer, Head of Design, Emerging Platforms de Nokia

  • "En breve comenzaremos a ver aplicaciones que combinan los datos de geolocalización de un usuario con sus hábitos de consumo. De esta manera, el dispositivo tendrá la inteligencia suficiente para enviarnos recomendaciones según donde nos encontremos. Quizás en 2013 se lancen aplicaciones de este tipo que nos avisen cuando nos encontramos cerca de una sucursal de nuestra cadena de restaurantes favoritos." Américo Tomé, director de productos de Intel Latinoamérica

www.lanacion.com