domingo, 29 de abril de 2012

Los supermercados pierden contra los pequeños comercios

El Prof. Ricardo Fregenal nos acerca la siguiente nota:

En una década, las grandes cadenas resignaron seis puntos de participación de mercado

Los cambios de hábitos de consumo de los argentinos no le están haciendo un favor a Guillermo Moreno. Los grandes supermercados, que están en el foco principal de los controles de precios de la Secretaría de Comercio Interior, están perdiendo terreno frente a los pequeños comercios y los autoservicios chinos, que por una cuestión de atomización resultan mucho más difíciles de auditar por parte de las autoridades.






A pesar de los planes de inversión y las aperturas de nuevas sucursales, las grandes cadenas perdieron más de seis puntos de participación en la última década. A fines del 1 a 1, controlaban el 46% de las ventas totales de alimentos, bebidas, artículos de limpieza y tocador a nivel nacional, y una década después la participación había caído por debajo del 40%.
La tendencia se profundizó en el último año, cuando los supermercados resignaron otras tres décimas de participación aunque en términos absolutos su facturación acompañó el crecimiento superior al 25% que tuvo todo el mercado, que sumó ventas por $ 136.527 millones, de acuerdo con la medición que realiza la consultora CCR.
La pérdida de terreno de los supermercados, paradójicamente, se registra en momentos en que recrudecen las críticas de los productores de alimentos como la yerba mate o la leche, que acusan a las grandes cadenas de apropiarse de gran parte de las ganancias generadas por la venta de sus productos.


La contracara

 

Las ventas que perdieron los supermercados fueron a parar, en gran parte, a manos de los pequeños comercios y autoservicios, que en los últimos diez años ganaron casi cinco puntos de mercado. El buen momento de los pequeños comercios se explica en parte por su mayor capacidad de adaptación a los cambios en el consumo y el crecimiento de hábitos como la compra diaria, fomentada por la inflación.
"El canal de los autoservicios y los negocios tradicionales alcanza todo tipo de geografía y atraviesa todos los niveles socioeconómicos. Este tipo de comercios está captando tanto a los consumidores que hacen sus compras de reposición como a aquellos que hacen una compra de rutina, porque no hay que olvidar que un alto porcentaje de la población no está bancarizada", señaló José Ignacio Amodei, director de CCR.
Los mayoristas, que son los principales proveedores del canal tradicional (almacenes, negocios de barrio, autoservicios), reconocen la transformación que vivió el comercio en la última década. "A partir de la devaluación hubo un cambio muy profundo en el comercio. Durante los 90 se habían perdido más de 65.000 negocios de proximidad, mientras que en la última década se abrieron cerca de 100.000 pequeños comercios", explicó Alberto Guida, presidente de Cadam, la entidad que agrupa a los autoservicios mayoristas, que suman una facturación superior a los $ 6000 millones mensuales.
Dentro de los pequeños comercios, los principales ganadores fueron los comerciantes chinos, que ya controlan el 8,7% de las ventas de alimentos a nivel nacional. "A pesar de que la discriminación siempre existe, estamos ingresando en prácticamente todos los hogares argentinos y tenemos una presencia muy extendida a nivel nacional, desde Fuerte Apache hasta la Recoleta, y ya estamos trabajando para abrir el primer autoservicio chino en Puerto Madero", explicó Yolanda Durán, presidenta de Cedeapsa, la cámara que reúne a gran parte de los cerca de 10.000 supermercados chinos que operan en el país.
Los otros grandes ganadores fueron las tiendas de descuento, que hace diez años controlaban menos del 2% de las ventas y hoy su participación roza el 5 por ciento. En este rubro sobresale el caso de Día%, que cuenta con más de 400 locales y ahora busca crecer de la mano de una nueva propuesta de supermercados más grandes.


Planes de inversión

 

Los grandes supermercados igualmente no se dan por vencidos y sólo para este año tienen programadas inversiones por $ 1500 millones en nuevas aperturas.
Los planes de expansión están focalizados precisamente en presentarles batalla a los pequeños negocios, apuntando al desarrollo de negocios de proximidad como pequeñas tiendas o supermercados barriales.
Esta estrategia ya está siendo llevada a cabo por las principales cadenas del rubro, como Carrefour -con su propuesta de Carrefour Express-; Walmart, que a fines del año pasado inauguró los primeros minimercados en el barrio de Caballito, y Coto, que también apuesta a crecer en Buenos Aires con el formato de pequeños supermercados..

Fuente: http://www.lanacion.com/