miércoles, 25 de abril de 2012

El desafío de una población longeva

El Prof. Ricardo Fregenal comparte con nosotros la siguiente nota:

Cada vez menos jóvenes deberán pagar la jubilación de un mayor número de adultos; extender la vida laboral de las personas es uno de los retos

Hace algunos años, la película Los niños del hombre proyectaba un futuro en que las mujeres ya no podían quedarse embarazadas. En medio del caos, el mundo envejecía irremediablemente. Sin llegar a esos extremos apocalípticos, la Organización Mundial de la Salud (OMS) asegura que debido a la baja en la tasa de fecundidad y la extensión de la vida, en cuestión de años habrá en el mundo más personas mayores de 60 años que menores de cinco. El cambio demográfico planteará al mundo laboral uno de sus más arduos desafíos.

En 2050 seremos 9200 millones de personas en el mundo, un tercio más que hoy. En 2009, los mayores de 60 años eran el 10,8% de la población mundial (737 millones), y hacia la mitad de este siglo serán el 22% (2000 millones). La expectativa de vida crecerá en 8,8 años para los mayores de 80 años, que serán 400 millones de personas, lo que representa 386 millones más de las que había en 1950. La población de entre 15 y 64 años habrá disminuido 10% y la de menores de 14, 2 por ciento.
El ritmo del envejecimiento será tal que la edad mediana mundial pasara de los 28 años actuales a 38 en 2050. En Europa hoy el promedio de edad es de 39 y se proyecta que será de 47. "En la Asamblea Mundial de Envejecimiento de Viena, en 1982, se determinó que un mercado de trabajo es viejo cuando el 27% de las personas que lo integran en el mundo es mayor de 45 años", dice Julieta Oddone, investigadora titular en el Conicet y directora del Programa de Envejecimiento y Sociedad de Flacso. La Argentina y Uruguay se cuentan entre los países más envejecidos de la región.

Esta realidad exigirá la adaptación de los sistemas sociales, sanitarios y de salud, pero también encontrar una solución para un mercado laboral global que tiene menos personas en edad de trabajar.
"La mayoría de los países en desarrollo no tendrá que enfrentar el problema del cese del crecimiento de la población económicamente activa hasta 2030-2040. Mientras, podrán disfrutar de los beneficios económicos que aporta una clase trabajadora en expansión", dice el economista y asesor del UBS Investment Bank, George Magnus, en su libro La era del envejecimiento.
Eso no implica que el envejecimiento no vaya a acelerarse en los países en desarrollo (los países ricos ya están envejecidos). De hecho, según la OIT, el 79% de los mayores de 60 se encontrará en países emergentes, particularmente los de Asia. Mientras en Francia pasaron más de 100 años para que el porcentaje de personas mayores de 65 se incrementara del 7% al 14%, Brasil, China y Tailandia recorrieron ese mismo camino demográfico en sólo 20 años. Para nuestra región éste parece el momento de planear cómo lidiar con el cambio.

Seguridad social

El principal impacto se dará en los sistemas de seguridad social, ya que la tasa de dependencia de las personas de edad avanzada crecerá del 11% en 2000 al 25% en 2050, según la OIT. Es decir que mientras en 2000 había nueve personas en edad de trabajar por cada persona de 65 años o más, en 2050 habrá cuatro personas activas por cada inactiva.
La edad jubilatoria aparece como variable de ajuste. Más longevidad y menos vida laboral pueden afectar las prestaciones para generaciones futuras de retirados. Pero con el retraso de edad jubilatoria, ¿se buscará dar solución a la mengua de trabajadores activos o aliviar las arcas de los estados? Del motivo dependerán las políticas que rodeen a la implementación.
Es que los sistemas de pensiones juegan un importante rol en el alivio de la pobreza de los adultos mayores. "En la Argentina mientras que la pobreza entre los mayores de 60 es baja (4,5%), la situación sería diferente sin seguridad social: la pobreza de la vejez alcanzaría un nivel del 39%", indica un informe de la OIT de 2010.
"Cerca de la mitad de la población de América latina no accede a una jubilación o pensión. Los países que brindan cobertura a más personas son Brasil con 86,2% de la población de más de 60, y la Argentina con el 84,8%. Será clave garantizar que los sistemas de protección social desempeñen una función para brindar la seguridad económica del adulto mayor", dice Ana Weisz, directora de Retiro, Riesgo y Finanzas de Mercer Argentina.
La extensión de la edad de jubilación, que suscitó protestas en países que ya la implementaron (como en Francia, que en junio de 2010 la llevó de 60 a 62 años), también presionaría las finanzas de las empresas. "Diversos estudios longitudinales indican que no hay disminución de capacidad, sino que los estímulos con los que se aprende son diferentes. Esto no quiere decir que si se enseñan las nuevas técnicas a personas mayores no las puedan aprender", asegura la investigadora del Conicet.
En octubre último, Fauja Singh, un indio de 100 años, completó una maratón de 42 kilómetros, la octava en su haber, y hay científicos que indican que el hombre actual podría vivir hasta 120 años en salud. Evidentemente el concepto de vejez necesita ser replanteado.


Cuestion de edad:

  • 2000
    En ese año había nueve personas en edad de trabajar por cada una de más de 65 años.
  • 2050
    Habrá cuatro personas activas por cada persona inactiva en el mercado laboral.
  • 47
    Será la edad promedio en 2050. Hoy es de 39 años, pero va en aumento gracias a los avances en materia de ciencia y salud.
Fuente: http://www.lanacion.com/.