miércoles, 14 de marzo de 2012

PEPSI Y COCA-COLA CAMBIARÁN SUS FÓRMULAS SECRETAS PARA EVITAR LA “ETIQUETA NEGRA” DEL CÁNCER.

El Prof. Aníbal Bur nos recomienda la siguiente nota:

Las dos compañías más importantes de refrescos se encuentran cambiando la receta de sus productos para dar cumplimiento a las leyes de California y evitar incluir la etiqueta de advertencia contra el cáncer en sus envases. Coca-Cola y, su rival, Pepsi están modificando el colorante de caramelo que contienen sus bebidas, el llamado 4-metilimidazol, una sustancia química que se muestra en California como un carcinógeno.

(N del E: Las versiones "cristalinas" de cola que oportunamente se lanzaron al mercado fracasaron por el impacto emocional negativo que causaba en los consumidores saborear una bebida con su gusto tradicional pero con aspecto transparente -tipo lima limón- y se volvió a la fórmula anterior. Lo que ahora venimos a enterarnos gracias a las pericias del mercado norteamericano es que además de color caramelo esa sustancia podría acarrear serios trastornos a la salud humana).
Dentro de California, Coca-Cola y Pepsi ya han cambiado su receta, lo que significa que no se verán obligadas a incluir la “etiqueta negra” de advertencia de cáncer en sus envases. Los cambios en la receta se extenderán por el resto de América del Norte con el objetivo de un proceso de fabricación más eficiente y transparente. Diana Garza-Ciarlante, portavoz de Coca-Cola, declaró a la Associated Press: “Aunque creemos que no hay riesgos para la salud pública que justifiquen dichos cambios, no queríamos estar sujetos a la exigencia de una advertencia sin fundamento científico”.
La American Beverage Association, ABA, representante de la industria de refrescos en el país, dijo en un comunicado: “Los consumidores no notarán ninguna diferencia de sabor en los productos y no hay evidencias de que los contenidos señalados representen un riesgo para la salud humana”. Por su parte, la FDA, Administración de Medicamentos y Alimentos, agregó que el estudio se había llevado a cabo con roedores, y que para llegar a la dosis demostrada de sus vínculos con el cáncer, sería necesario beber más de mil latas de estos refrescos al día.

No obstante la iniciativa de algunos consumidores en rechazar estas bebidas e incluirlas en el mercado como marcas cancerígenas, sigue en pie. Michael Jacobson, en representación de los consumidores, afirma que el análisis llevado a cabo muestra que las latas de estos refrescos superan cinco veces el límite de 29 microgramos de 4-MEI establecido en California. ” ¿Cuánta cantidad debería considerarse apropiada?. Sospecho que la mayoría de usuarios preferirían una bebida totalmente transparente y segura, que una coloreada de caramelo con un compuesto sospechoso”.

Fuente: Antonio Ezequiel Di Génova. En RedRRPP. Update marzo 2012:
http://www.redrrpp.com.ar/portal/modules.php?name=News&file=article&sid=2747