martes, 26 de octubre de 2010

Qué esperar de la cosmética del futuro

No sólo se trata de perfeccionar los cosméticos existentes -cremas, geles, lociones, con fines antiaging, anticelulitis, antiacné, entre otros-, sino de desarrollar nuevas formas de aplicación o, sencillamente, nuevos productos que simplifiquen la paciente y metódica tarea cotidiana de tratar de mantener a raya las huellas del paso del tiempo en la piel.

Hacia allí se dirige la ciencia detrás de la cosmética, a reformular el cuidado cutáneo: a hacerlo más sencillo, más efectivo, menos demandante. Y si bien el premio mayor otorgado por la Federación Internacional de Sociedades de Químicos Cosméticos se lo llevó este año el "lápiz labial perfecto", una revisión del programa científico de su 26° congreso realizado días atrás en la ciudad de Buenos Aires permite predecir que la cosmética va camino a una revolución.

"Lo que hoy está en la farmacia es el fruto de la investigación de los últimos 2 o 3 años", comentó Alberto Martín, presidente del comité organizador del congreso, estableciendo así un parámetro para medir el tiempo que transcurre entre el desarrollo de un nuevo cosmético y su llegada al público. Martín agregó: "Los cosméticos han cambiado mucho". Y lo seguirán haciendo. Veamos qué podemos esperar para los próximos años.
Textiles antiage

Quizá lo más revolucionario sea la posibilidad de no tener que acordarse todas las mañanas y todas las noches de, por ejemplo, cubrir la piel de las piernas y las caderas con una crema anticelulitis. Imaginemos que para ello basta con... ponerse un pantalón.

"El cosmeto-textil es un concepto nuevo de liberación controlado de sustancias cosméticas desde el textil hacia la piel humana", explicó a LA NACION Cristina Alonso, investigadora del Servicio de Absorción Percutánea del Instituto de Química Avanzada de Cataluña, España.

Alonso presentó en el citado congreso los resultados de sus estudios, que demuestran que es factible pensar en utilizar las telas como vehículos para la administración de cosméticos. "En los productos textiles se pueden incorporar diferentes tipos de compuestos: de antienvejecimiento, de blanqueo, cremas solares, antioxidantes y vitaminas, entre otros -aseguró-. Los cosmeto-textiles pueden ayudar a las personas que no pueden usar productos cosméticos convencionales; sobre todo en los casos de pieles sensibles, ya que la sustancia es liberada por el textil muy lentamente."

Alonso experimentó con distintos tipos de telas (algodón y poliamida), a las que embebió con microscópicas esferas llamadas liposomas, que contenían en su interior ingredientes activos de uso cosmético: en un experimento trabajó con un protector solar; en otro con un antioxidante. Tanto las pruebas in vitro como las que se realizaron en voluntarios mostraron que los ingredientes activos presentes en las telas fueron capaces de migrar hacia la piel y atravesar sus distintas capas.
Una ducha protectora

Si de lo que se trata es de ahorrarnos tiempo y de quitarnos una preocupación de la cabeza, los productos de limpieza corporal desarrollados por la compañía norteamericana Riley-Nacht podrían convertirse en el mejor aliado contra los rayos ultravioletas (UV) del sol, que no sólo aceleran el envejecimiento cutáneo, sino que también pueden causar cáncer.

"La incidencia del cáncer de piel continúa incrementándose debido a que, a pesar de saber que la exposición a los rayos UV puede causar cáncer de piel, la mayoría de las personas no sigue rutinariamente las recomendaciones de protección cutánea, que incluyen la aplicación de protectores solares, o lo hacen en forma deficiente", advirtió el biólogo Sergio Nacht, en su presentación en el congreso de cosmética.

La respuesta de Nacht a este problema es: ¡báñese con un protector solar! Claro que la idea no es darse una ducha con litros de lociones o cremas protectoras. Su compañía ha desarrollado productos de limpieza corporal -una loción corporal y una mousse en aerosol- que al ser usados durante la ducha o el baño diario permiten que la persona salga limpia y protegida contra los rayos UV.

Y lo mejor de todo es que la protección dura, según lo muestran las experiencias presentadas en el congreso, nada menos que 24 horas. De modo que, para estar protegido contra los rayos del sol, sólo hará falta bañarse una vez al día.
EL LABIAL PERFECTO

* Todo en uno "Que tenga lustre (brillo), larga duración, que provea humectación a los labios y que no manche: eso es lo que debería reunir un labial ideal -afirmó la doctora Rosa Serrao, profesora de tecnología farmacéutica de la UBA-. El problema con los labiales de hoy es que al mejorar el lustre y la capacidad de humectación se va en contra de la duración, y viceversa." Ese dilema fue superado por un labial cuyo desarrollo obtuvo el Primer Premio a la Investigación Aplicada de la Federación Internacional de Sociedades de Químicos Cosméticos. El labial desarrollado por la compañía japonesa Shiseido reúne todos los requisitos. ¿Cómo lo lograron? "Usando cristales líquidos con aceites con un alto índice de refracción", dijo Serrao, que participó del jurado que otorgó el premio.

* Cosmética sustentable Los desafíos que hoy enfrenta la industria cosmética no sólo se relacionan con la efectividad y la seguridad de sus productos. "Reducir el impacto ambiental de la producción y el uso de los productos cosméticos es una de las áreas sobre las que se trabaja y sobre las que se presentaron muchos trabajos en este congreso", comentó Federico Svarc, vicepresidente del comité organizador del congreso de química cosmética. Otra de las áreas de interés es el desarrollo de distintos modelos que permitan testear la seguridad de los productos cosméticos y que permitan prescindir del uso de animales de laboratorio.