miércoles, 13 de mayo de 2009

Una universidad de Estados Unidos obliga a sus alumnos a tener un iPhone

Aporte de Carolina Salinas
¿Un arreglo económico entre la Facultad de Periodismo de la Universidad de Missouri y Apple? Al menos no oficialmente. Pero lo cierto es que esta casa de estudios exigirá el próximo año lectivo a sus alumnos tener un iPhone o un iPod Touch como requisito indispensable para descargar materiales académicos y aprobar los cursos.

El reproductor de mp3 iPod Touch, fabricado por Apple, es "requisito mínimo" para los estudiantes de Periodismo el próximo curso, explica la universidad en su información para futuros alumnos y que hoy recoge –escandalizada- la prensa de Estados Unidos.

El iPhone (unos 250 dólares en EE.UU. frente a los 230 dólares del iPod Touch) "cumple el objetivo", pero no es imprescindible adquirirlo, añade la universidad.

"La mejor solución para los estudiantes que no tengan iPod Touch o IPhone es ir a TigerTech, la tienda de informática de la Universidad, y comprar uno", dice el folleto informativo, que asegura que allí encontrarán precios más bajos y facilidades de financiación para los alumnos.

El objetivo es que los estudiantes puedan descargar en su iPhone o iPod materiales académicos de la tienda iTunes de Apple especialmente diseñados por la facultad y que, esta vez sí, serán gratuitos.

No es la única exigencia high tech de la Universidad de Missouri. También obliga a sus alumnos a tener un laptop con conexión wi-fi a Internet y Microsoft Office, como mínimo, instalado. Aunque no lo demanda, recomienda a sus estudiantes comprar computadoras de la marca Apple.

Este centro universitario es por el momento el primero en EE.UU. en introducir el iPhone y el iPod Touch como material lectivo, pero otros avances tecnológicos podrían ser en breve indispensables en las aulas y acabar incluso sustituyendo a los libros de texto.

La pasada semana, el minorista en Internet Amazon presentó su nuevo lector electrónico Kindle DX, más grande - y más caro- que el Kindle clásico y especialmente diseñado para la lectura de libros de texto y periódicos. ¿Será la próxima excentricidad de esta universidad?